Histórico
21 junio 2009José Mendoza

El paréntesis del Zaragoza

ascenso-del-zaragoza

Cuando un grande baja a Segunda, se tiene que enfrentar a todos los tópicos del mundo. Los ingresos económicos sufren un grave retroceso, toca vender a tus mejores jugadores y hay que adaptarse a una categoría en la que hay menos espacios. Son algunos de los más frecuentes. Lo cierto es que no les falta razón, pero este Zaragoza los ha destruido todos.

No cundió el pánico por la ciudad este verano. El proyecto que había iniciado Eduardo Bandrés tras sustituir a Soláns era lo suficientemente sólido como para no sufrir un giro drástico.

El presidente no bajó un euro sus pretensiones y algunas de sus estrellas se quedaron en Segunda como Ayala, Zapater, Oliveira (hasta diciembre) o Diogo. No contento con eso se reforzó con grandes jugadores de Primera como Jorge López, Ewerthon, Braulio, Arizmendi o Ponzio (en enero). No pudo hacer nada con internacionales de la talla de Aimar, Matuzalem, Diego Milito o Sergio García.

Pero el buque insignia del proyecto ha sido Marcelino. Un técnico curtido en Segunda que empezaba a triunfar en Primera. La apuesta del club era arriesgada, pues los sueldos tan elevados difícilmente podrían haberse costeado otro año más en la Liga Adelante. Los maños tenían el ejemplo muy reciente de la Real Sociedad y el Celta. Equipos igualmente históricos que apostaron fuerte para pasar de puntillas por Segunda pero se dieron de bruces contra todos esos tópicos que sí superaron los maños.

En cuatro pilares se sostuvo el ascenso del Zaragoza. El primero, el de Marcelino, conocedor de la categoría que, tras un titubeante inicio, fue plasmando poco a poco sus ideales y adaptando a la plantilla de Primera División que tenía en sus manos a la categoría. Y lo ha hecho de la mejor manera, pues no conocen la derrota en los últimos 16 encuentros. En el campo, las bases del equipo fueron Zapater, Jorge López y, sobre todo, el pichichi Ewerthon.

El Zaragoza aprovechó su paso por Segunda para impulsar a sus jovenes valores de la cantera como Ander Herrera o Raúl Goni. El segundo de ellos, prometedor central, se rompió el cruzado cuando más confianza le daba Marcelino durante su debut con la sub’21. El primero se ha consolidado en los últimos encuentros y el Athletic ya suspira por él, pero el Zaragoza le ha renovado.Un medio ofensivo muy habilidoso que derrocha calidad.

En definitiva, un ascenso que supone un pequeño paréntesis en la historia del Zaragoza, que vuelve a Primera, su casa, donde no dudará en luchar, como es costumbre, por puestos europeos.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche