Histórico
20 junio 2009Francisco Ortí

El hombre araña de Springs

spidermanfernandez

No muy lejos de Johannesburgo, a unos 50 kilómetros, se extiende Springs. La ciudad sudafricana, que recibe ese nombre por los muchos manantiales (spring en inglés) que alberga, poseía una de las mayores explotaciones de oro del mundo durante los años 30, pero el Apartheid le pasó factura y Springs entró en una profunda depresión que todavía perdura en la actualidad. Pese a todo, la ciudad de Springs tiene un motivo para estar orgullosa durante los últimos días. Un springuiano representa a la ciudad en la Copa Confederaciones que se está disputando durante estos días en Sudáfrica.

Se trata de Rowen Fernández, portero suplente de los Bafana Bafana y uno de los jugadores más peculiares del torneo. Pese a que milita en el Arminia Bielefeld y disputa la Bundesliga su protagonismo deportivo es nulo para el brasileño Joel Santana, seleccionador sudafricano, quien prefiere confiar en el joven Itumeleng Khune, de los Kaizer Chiefs. Es el único jugador de raza blanca de la selección de Sudáfrica junto al defensa Matthew Booth, pero tampoco es su color de piel lo que le hace singular frente al resto de participantes en la Copa Confederaciones, en la que, por cierto, todavía no ha disputado ni un minuto. Menos aún su hispánico apellido o sus registros como goleador, que también los tiene.

Lo que hace tan especial a Rowen Fernández tiene que ver con su mote. Se le conoce como Spider (La Araña). El apodo no es ninguna novedad, y menos para un portero, puesto que el mítico Lev Yashin ya fue bautizado como la araña negra durante la década de los 60. Y es que Fernández no se ganó el sobrenombre de la araña por sus reflejos -que son bastantes discretos- si no por un accidente que sufrió en el 2003 y que le obligó a ser hospitalizado y perderse varias jornadas de la competición doméstica en Sudáfrica.

Rowen Fernández emuló al personaje del cómic Peter Parker -alter ego de Spiderman- y fue picado por una araña que tenía por mascota. El portero es conocido en su país por su afición a coleccionar todo tipo de mascotas extrañas, con especial amor por las serpientes y las arañas. Y fue esa particular afición y la posterior picadura de la araña la que le granjeó el imponente sobrenombre de Spider, que siempre le queda bien a un guardameta.

Lo más probable es que este sábado en el encuentro ante Sudáfrica España no tenga que verse las caras con el hombre araña de Springs, pero si lo hace no tiene que preocuparse demasiado puesto que este singular Spiderman no posee ni un sentido arácnido desarrollado ni ocho brazos con los que parar los intentos de marcar de David Villa o Fernando Torres. Si hay que preocuparse por alguien mejor que sea por Bernard Parker.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche