Histórico
23 junio 2009Jose David López

El conquistador Pernambucano

juninho-lyon

En época de navegantes, de exploradores codiciosos y de tierras colonizadas, los gobernantes europeos luchaban a la par por ser los primeros en pisar suelos desconocidos. La Corona española no fue menos y en 1499 permitió a particulares aventurarse en esa ansiada búsqueda de nuevos horizontes. Por iniciativa propia, con sus humildes ganancias y rodeado de amigos y familiares, Vicente Yánez se embarcó (como ya había hecho antes junto a Cristobal Colón) desde el puerto de Palos con cuatro pequeñas carabelas rumbo al Nuevo Mundo. Meses después, tras numerosos problemas, divisaron tierra firme un 26 de enero del año 1500 y descubrieron al mundo la actual Brasil. El epicentro de aquél histórico momento se situó en Recife, la ‘Venecia americana’, y aunque existen mucha hipótesis, Don Vicente Yánez fue el primero en colonizarlo ante la hostilidad indígena.

Aquél rincón brasileño del estado de Pernambuco, crió más de medio milenio después a su propio aventurero, un lugareño que hizo el camino inverso y que colonizó Lyon a base de jerarquía y una prodigiosa pegada a la pelota. Y es que, como dicen los historiadores, descubrir no es sólo llegar. Es tomar posesión, grabar tu nombre, dejar constancia de que se ha llegado, hacer que un escribano levante acta del acontecimiento, saber con mayor o menor exactitud a dónde se ha llegado, medir, cartografiar y, sobre todo, informar a reyes, cronistas y marinos para incorporar al general conocimiento de la cultura la historia de esa brillante expedición. Justo eso, dejar su huella en Europa, fue el entretenimiento de Juninho Pernambucano, el ‘Rey de Pernambuco’.

juninho-vascoJuninho llegó a Lyon en 2001, tras madurar profesionalmente en el Recife (donde debutó) y guiar al mayor de los éxitos continentales al mítico Vasco de Gama, con el que ganó la Copa Mercosur, cuatro títulos nacionales y, sobre todo, la Copa Libertadores de 1998. Aquella gesta de los cruzmaltinos les llevó a la Copa Intercontinental, y aunque en la finalísima ante el Real Madrid cayeron con el mítico gol de Raúl, no menos recordado (al menos en Brasil) fue el tanto del Vasco aquella mañana en Tokyo. Su autor, un Juninho que meses después se embarcaría rumbo a Lyon. Allí le esperaba un club saneado, con personalidad, organizado palmo a palmo con visión de futuro y dirigido por un presidente, Jean Michael Aulas, que llevaba trabajando en silencio durante una década para preparar a la entidad de cara a su salto entre los grandes del continente. El brasileño, curtido, con nada menos que 26 años (edad avanzada para un crack en un país exportador), era la piedra filosofal sobre la que cimentar el reinado. Para Juninho fueron ocho años de intensa y ascendente travesía por los mares de la Ligue 1, donde se convirtió en un icono, una estrella que impulsó el crecimiento del actual gigante francés y capitalizó el movimiento renovador de una institución que creció de su mano.

Siete campeonatos consecutivos siendo el guía que monitorizaba el proyecto lionés, máximo responsable de su crecimiento continental y nada menos que 345 partidos con la camiseta blanca que siempre recordará, atestiguan su valía. Desde su fichaje, ha participado en el 40% de los goles anotados por el Lyon (según datos barajados por medios galos) e incluso esta campaña, donde su rendimiento ha sido menor (algo clave para que hayan perdido el reinado en Francia), dio ocho pases decisivos y anotó 11 goles. Está de más recordar que ‘Juni’, como se le conoce en Lyon, es el mejor lanzador de faltas de la historia del fútbol. No sólo golpea con acierto de manera directa, sino también ha fabricado a balón parado muchos de los goles claves de su equipo en los últimos tiempos. Sus registros así lo reflejan ya que de los 100 tantos anotados (curioso número para su despedida), 44 de ellos llegaron desde su especialidad, la que le coronará para siempre como el mejor lanzador de todos los tiempos. El último (aunque de penalti), llegó el pasado 23 de mayo, fecha en la que Juninho cerró su estancia en el Gerland.

juninho-al-garrafaAunque aún tenía un año más de contrato, su papel había tomado un rol secundario y en la peor campaña que se recuerda en Lyon desde tiempos ancestrales, ha creído oportuno abandonar la nave aún como capitán. Tras varias semanas recibiendo ofertas tan dispares como las del Inter, un Vasco que quería su regreso o un Sao Paulo que buscaba un icono (al nivel de los Adriano y Ronaldo), confirmó que sus últimas ‘patadas’ las disfrutarán los árabes ya que firmó por dos años con el Al Gharrafa (campeón de Qatar). Su reto ahora, más allá de seguir recabando petrodólares para su retiro dorado (2.5 millones por año), será buscar la Champions Asiática, aquella que tanto se le resistió en Europa.

Aulas, que aseguró que respetaría la decisión de su ‘hijo pródigo’ le despidió con una frase que plasma a la perfección la magnitud de su marcha: “Es el jugador más grande en la historia del club”. Se va el más grande, se va ‘Juni’, el conquistador de Pernambuco.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche