Histórico
11 junio 2009Francisco Ortí

El alquimista economista

manuel_llorentePor desgracia la tierra de medio mundo se mancha de sangre a causa de conflictos sin principio ni final, sin otro motivo que las sustente mas que la avaricia. Los chiítas se enfrentan a los sunnitas, chechenos y rusos continúan enzarzados, las FARC aterroriza a Colombia, ETA hace lo mismo en España. Mientras Corea del Norte todavía no ha encontrado pero se esfuerza por lograrlo lanzando misiles y realizando pruebas de armas nucleares.

Menos cruenta pero igual de absurda es guerra social que se vive desde hace demasiados años en el Valencia CF. Han cambiado los oponentes, pero no las víctimas que siempre son el club y su afición. El fuego cruzado de los azorados ataques entre presidentes, aspirantes, accionistas y chupa cámaras ha desembocado en la devastada situación en la que agoniza el club ché. Más de 500 millones de deuda reconocida, el esqueleto de un nuevo estadio, un viejo estadio sin comprador y una plantilla sobrepagada es el legado que queda como regalo tras los últimos años de penosa gestión.

Parece difícil explicar como se genera una deuda de tal magnitud. No lo es tanto. Javier Gómez, nuevo gestor del club, lo explicó para que lo entendiera hasta un niño de seis años:  “En los últimos seis años el Valencia ha sacado de su caja 300 millones de euros más de los que ha metido”. Parece obvio que trabajando de este modo el destino inevitable era la ruina. Puede que lo fuera, pero el presidente que lideró la manirrota gestión era Juan Soler, y, desgraciadamente, no tenía a un niño de seis años a su lado para que lo explicara.

En medio de este desolador paisaje aparece Manuel Llorente rodeado por el aureola obamista del que todo lo puede lograr. Llorente, para quien no lo sepa, ha sido nombrado como nuevo presidente del Valencia y señalado como el alquimista economista capaz de sanear las cavernosas arcas valencianistas. Su eslogan de presentación fue contundente: “Hay que sacarles el máximo rendimiento, no sólo en el campo si no también económico”. La afirmación no está realizada a la ligera. Durante su anterior etapa en el Valencia, Llorente fue quien vendió a Gaizka Mendieta, Piojo López, Gerard o Kily González soportando duras críticas e ingresando el dinero con el que años después se construiría el Valencia del doblete. Eran tiempos de bi-tranquilidad.

Aunque no todo es oro en el pasado ché de Llorente. Él también fue quien cometió el peor error del club en los últimos años. Dejó marchar a Rafa Benítez. Y en este caso dejar marchar es un eufemismo de echar. Por una confrontación personal el técnico acabó mudándose a Anfield, desencadenando un efecto antónimo en la trayectoria de ambos clubes. El Liverpool reverdeció laureles y el Valencia comenzó a consumirse poco a poco como una vela que nadie se atreve a apagar.

Sin embargo, el técnico madrileño parece no guardarle rencor a su verdugo en el Valencia -algo que tampoco sorprende- y le considera como el hombre apropiado para resucitar al club ché de sus cenizas. La opinión que expresa Benítez desde Liverpool coincide con la que predomina en el entorno valencianista. Llorente tiene el favor de la confianza y la tranquilidad que aporta saber que peor que sus antecesores no lo puede hacer. Sus primeros movimientos responden a la fama de gestor de hierro que atesora. Ha declarado intransferible a David Silva y no rebaja el precio de David Villa. Sin embargo, necesitará algo más que ser un buen vendedor para rescatar de la ruina al Valencia. Conocimientos no le faltan para lograrlo, aunque tampoco le vendría mal consultar con ese niño de seis años que tanto sabe de economía.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche