Histórico
24 junio 2009José Mendoza

De la Brasil de Romario a la España de Xavi

brasil-romario-bebeto-y-mazinho-en-el-94Da vértigo idear la comparación. Toda la vida pensando que eran odiosas y ahora resulta que no, que el dichoso refrán estaba equivocado. O al menos en este caso, pues comparar a la España actual con la Brasil del inicio de los 90 es un orgullo, una maravilla.

Cuesta asimilar que esta España esté a un paso de batir el mayor récord del fútbol mundial. Si los hombres de Del Bosque superan o empatan a Estados Unidos encadenarán su encuentro número 36 sin conocer la derrota. Superando así a aquella mágica selección carioca que ganó el Mundial del 94.

Pero pocas similitudes podemos encontrar en ambos conjuntos. Quizás la más destacada es que cuentan con dos de los mejores delanteros de su época: Bebeto-Romario; Villa-Torres. Dos duplas para enmarcar. Pero detrás de eso las diferencias son enormes.

Y es que la Brasil de Parreira dependía de la virtud de sus delanteros -sabia decisión, todo sea dicho-. Al contrario que esta España, se definía por el músculo del centro del campo, con jugadores como Dunga, Mazinho o Mauro Silva. Por delante de ellos, jugadores como Zinho o Raí tenían la libertad para alimentar a los dos puntas. En España impera la calidad técnica de los Xavi, Iniesta, Cesc o Silva.

La seguridad defensiva brillaba en ambos conjuntos. En los máximos exponentes de estas dos generaciones, es decir, el Mundial del 94 y la Eurocopa del 2008, encajaron tres y dos goles, respectivamente. Una sobriedad indiscutible.

La racha brasileña se inició el 16 de diciembre del 93 en un amistoso ante México, se elevó a su máximo exponente en el Mundial del 94 y aguantó en la Copa América del año siguiente -en la que fue subcampeón por penaltis-. México fue la encargada de finiquitar la racha en la final de la Copa de Oro del 96 -en la que Brasil accedió como invitada-. Fue el 21 de enero y el equipo azteca superó a la carioca con tantos de Luis García y un tal Cuathemoc Blanco.

De momento la racha de España no tiene fin. Se inició con aquel gol de Iniesta en el amistoso de Inglaterra. Y se elevó a su máximo exponente en la Eurocopa. Del Bosque, al igual que hiciera con Brasil Mario Lobo Zagallo, se limitó a dar continuidad al equipo, dando entrada a los jóvenes Piqué, Busquets, Llorente o Juan Mata. Al fin y al cabo, dos selecciones míticas y eternas. Dos selecciones que da gusto comparar.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche