Histórico
19 junio 2009Jose David López

Cruzeiro y Nacional se rebelan en Libertadores

kleberMientras el fútbol nacional mira la progresión de España en la Copa Confederaciones, la decepcionante actuación de los Sub 21 en el Europeo de la categoría o los millonarios cheques de Florentino Pérez, en el otro lado del ‘charco’ se decide el gran torneo continental. Y eso significa que toca trasnochar para seguir disfrutando. La Copa Libertadores dejó atrás los cuartos de final y colocó entre sus cuatro finalistas a dos auténticas sorpresas (Cruzeiro y Nacional), un rejuvenecido Estudiantes y un serio candidato como Gremio. Milagro charrúa, esplendor del ‘Pincha’ o coronación brasileña, tres posibilidades abiertas en una Libertadores que recupera su imprevisibilidad y que ha mandado a sus favoritos a un segundo plano.

Esa rebeldía que motivó la eliminación de Boca Juniors, River Plate, San Lorenzo, Chivas o Libertad (que había sido revelación en la primera fase), ha vuelto a aparecer en unos cuartos de final dominados por la precaución, un exceso de temor hacia el rival y el intento de explotar al máximo la rentabilidad de cada gol. Mínimas ventajas, igualdad total y dos eliminaciones más para el ya rebosante ‘saco’ de decepciones en esta edición. Palmeiras y Sao Paulo regresan a casa.

Y es que era tal el potencial que habían demostrado hasta la fecha los equipos brasileños que el temor a que pudieran copas las semifinales al completo era evidente. Sao Paulo, que venía de arrollar y que tiene quizás el equipo más completo del continente en la actualidad (supo renovarse con las estrellas del Fluminense finalista del pasado año), frenó sus aspiraciones ante un ‘vecino’ caprichoso que sacó su casta para sorprender en Morumbí y silenciarlo con dos goles en una noche con todo preparado para el salto a semifinales. Sólo necesitaban un gol los de Muricy Ramalho (tras la derrota 2-1 de la Ida) pero Cruzeiro, un equipo solidario, responsable, organizado y capaz de sorprender por su juego colectivo, desesperó a los paulistas. Eduardo Costa se fue expulsado y en la segunda mitad un golazo de Henrique desde fuera del área (ver video), dinamitó los objetivos locales. André Diaz se marchó poco después a la caseta también por roja directa y en un penalti al final del choque, Kleber (una de las estrellas), finiquitó la sorpresa.

No menos imprevista, aunque mucho más sufrida por la actitud ultradefensiva que siempre genera dolores de cabeza hasta el pitido final, fue la clasificación de Nacional. Los charrúas, quizás la auténtica sorpresa de un torneo que no encontraba semifinalistas uruguayos desde 1989 (Danubio fue el último), rentabilizaron al máximo el gol que había logrado en el Palestra Italia en la Ida y mitigaron los peligros del rival con pelotazos incontrolados, numerosos parones y un sinfín de toques con poco sentido futbolístico. Un juego feo pero que resultó efectivo pues el Palmeiras de Luxemburgo, con jugadores de mucho caché como Diego Souza o Keirrison, cayó una y otra vez en la trampa del ‘roce’ y la imprecisión de un choque aguerrido y lento.

Más esperadas, aunque no por ello menos interesantes resultaron los boletos semifinalistas de Gremio y Estudiantes. Ambos ya había logrado ventajas importantes en los choques de Ida con lo que, además como locales, tenían todo a su favor. El ‘Pincha’ acabó de un plumazo con el ‘verdugo’ de Boca, un Defensor que no pudo sorprender a la contra, su única opción en suelo argento. El ‘Chino’ Benítez, tras una perfecta combinación colectiva, remachó al cuarto de hora la eliminatoria y cerró la plácida noche para un conjunto que va creciendo poco a poco y que, por juego, bien merecería esta Libertadores. No la gana desde su trienio mágico (1968-1970) cuando América estaba a sus pies. Los de Porto Alegre decidieron no exaltarse pese a lo trascendental de la ocasión y Caracas, mucho más débil y poco atrevido, apenas llegó a provocar tensiones. Alguna ocasión esporádica de Maxi López en la primera mitad y las grandes actuaciones del meta Vega, dejaron el partido en off para la segunda mitad donde Cichero se perdió un gol cantado a falta de unos minutos que hubiera puesto ‘patas arriba’ las semis. Se cae el milagro venezolano.

El duelo entre ‘vecinos’ en el Cruzeiro-Gremio y un clásico de épocas pasadas como el Estudiantes-Nacional, decidirán los finalistas de la Libertadores más abierta e imprevisible de los últimos tiempos, un fiel reflejo de que la competitividad es máxima. La Libertadores se rebela.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche