Histórico
28 junio 2009Francisco Ortí

Brasil apela a la fe para proclamarse campeón

brasil-campeon-confederacionesLa producción made in Hollywood que estaba protagonizando Estados Unidos tuvo un final infeliz. El poder del obamístico lema ‘Yes we can’ había conducido a la selección Yankee a las puertas de la gloria, pero cuando los estadounidenses ya acariciaban la Copa Confederaciones éste le fue arrebatado de las manos con crueldad por la todopoderosa Brasil, que suma su tercer entorchado de la historia en la adolescente competición FIFA. Estados Unidos está acostumbrado a ser el líder del mundo occidental, pero en lo que a fútbol se refiere Brasil no tiene rival.

La Canarinha ha perdido la alegría de tiempos pasados. Su fútbol ya no es tan vistoso ni despierta tanta admiración como antaño, pero Dunga ha sabido inyectar a sus jugadores un carácter ganador y una fe inquebrantable, que a la postre han sido sus principales armas para proclamarse campeón de la Copa Confederaciones. El mejor ejemplo de ello se produjo en la final ante Estados Unidos, en la que los brasileños fueron capaces de rehacerse tras marcharse con derrota por 0-2 al descanso y acabar ganando 3-2 en un derroche de confianza y entrega, aunque no de su característico fútbol.

Estados Unidos saltó al césped vestido de Cenicienta pero convencido de que estaba ante una oportunidad histórica para terminar de arraigar el soccer en su país. El planteamiento inicial de Bradley volvió a ser intachable, como sucedió ante España. Los estadounidenses concedieron la posesión a Brasil y se concentraron en defender con firmeza y salir a la contra con peligro. Así llegó a los 10 minutos el tanto de Dempsey, uno de los hombres que más revalorizado sale del torneo. El centrocampista del Fulham remató en semifallo un centro de Spector, pero mandó el balón cruzado hasta la base del palo, haciéndolo inalcanzable para Julio César.

Brasil tiró de orgullo para levantar el marcador, pero se encontró con una defensa muy seria que lograba superar a duras penas y cuando lo hacía se encontraba ante un Howard enorme bajo palos y que posteriormente fue acreditado como el mejor portero del torneo. La Canarinha comenzó a perder los nervios, concedió demasiados espacios y ello desembocó en un nuevo contragolpe letal de Estados Unidos que Donovan convirtió en el segundo gol a los 27 minutos.

El vendaval estadounidense hacía tambalearse los cimientos del fútbol. Estaba venciendo y dominando a Brasil, quien no encontraba soluciones al planteamiento de Bradley. Sin embargo, la Canarinha logró enderezar el rumbo tras su paso por los vestuarios. Tras la reanudación, Brasil salió a por todas y en menos de un minuto Luis Fabiano ya había recortado distancias tirando del manual de asesino del área. Recibió en el interior del área de espaldas a la portería, pero se giró al mismo tiempo que disparaba a la base del palo. Puro instinto.

El gol de Luis Fabiano, que le convertía en el máximo goleador del torneo, cambió el guión del partido y los estados de ánimo de ambos equipos. Brasil creyó en la victoria, mientras que a Estados Unidos le empezaron a temblar. El miedo a dejar escapar un partido que tenían tan controlado comenzó a atenazar a los internacionales estadounidenses, que acabaron pagando la falta de experiencia en este tipo de encuentros.

Brasil inició un asedio que no concedió descanso a la defensa de Estados Unidos. Howard tuvo que multiplicarse para compensar la permisividad de sus centrales, mucho menos fieros que ante España. Dunga volvió a tirar de Alves de lateral izquierdo como jugada talismán, y le volvió a funcionar. El gol fantasma de Kaká fue la antesala del segundo tanto de la noche para Luis Fabiano, quien a los 74 minutos devolvió la igualdad al marcador. El empate a dos parecía que sería el marcador que nos acompañaría hasta la prórroga, pero faltando diez minutos para el final, Lucio aprovechó una acción a balón parado para anotar el definitivo 3-2 y asegurar el tercer triunfo de Brasil en la Copa Confederaciones.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche