Histórico
25 junio 2009José Mendoza

Alves saca a Brasil de un lío

daniel-alves-celebra-su-gol-ante-sudafrica

Un contratiempo enorme, porque Sudáfrica estuvo muy cerca de repetir la gesta de Estados Unidos y colarse en la final contra todo pronóstico. La selección africana no sólo hizo sudar a Brasil, sino que fue superior, pero un golazo de falta sobre la hora de Daniel Alves le arrebató el sueño. A la selección, y a todo un país volcado en este torneo. Una derrota que no tapa la brillante imagen que ha dejado la anfitriona, que debería ilusionarse con su selección de cara al próximo Mundial y hacer que el fútbol llegue a la altura del rugby como deporte mayoritario en el país. Y, de paso, provocar un exilio de varios de sus mejores jugadores hacia Europa.

La selección anfitriona tuvo más oportunidades. Los de Joel Santana, con un planteamiento muy similar al del encuentro contra España, sorprendieron a los hombres de Dunga. Una defensa ordenada y muy agresiva se conjuntó con una sorprendente velocidad de medio campo hacia arriba. Brasil no supo traducir lo que fue mucho más que un simple muro defensivo, protegido bajo palos por la portentosa agilidad de Khune, que sin embargo pudo hacer más en el gol.

Los disparos cruzados de Pienaar y Gaxa, así como un cabezazo de Mokoena advirtieron a Julio César y a todo Brasil de que el partido no iba a ser pan comido. La selección carioca, envuelta en su clásico y falso 4-2-2-2, con Robinho y Kaká turnándose en banda izquierda y Maicon y Ramires haciendo lo propio en la derecha, se vio sorprendida y no encontró su sitio en todo el encuentro.

El equipo de Dunga no sabía sacar el balón jugado y tan sólo creaba peligro cuando encontraba el balón en campo contrario. Un chut de Ramires y otros dos de Kaká fueron lo mejor de los visitantes en la primera mitad. Tras el descanso el encuentro desarrolló un perfil muy similar, pero con menos oportunidades. La mejor fue una de Modise, tremendo partido el suyo, cuyo disparo dio en un defensa y no entró por culpa de la agilidad de Julio César.

Había olor a prórroga en el estadio. Los dos seleccionadores lo sabían y habían guardado los cambios. El primero de ellos fue la entrada de Daniel Alves por André Santos, jugando el brasileño en el lateral zurdo, una variante que poco común en Dunga. Pero el jugador del Barcelona se empeñó en ganarse un puesto de titular en el once con un golazo de falta y una asistencia que desperdició Luis Fabiano.

Dunga, pues, sigue dejando buenos registros pese a ser constantemente criticado por sus planteamientos, y ya ha colocado a Brasil en la final de la Confederaciones. Será ante la sorprendente Estados Unidos, duelo que ya se dio en la primera fase. España se consolará con convertirse en un agridulce premio para Sudáfrica.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche