Histórico
9 junio 2009Francisco Ortí

Italia: Perfeccionando lo inmejorable

italia

Siamo Campioni del mondo. Ese es el cántico que acompaña a la selección italiana en todos sus partidos desde la noche del 9 de julio de 2006. Esa noche Fabio Cannavaro alzó hacia el cielo de Berlín el trofeo que les acreditaba como campeones del mundo. Los italianos tenían la necesidad de reverdecer laureles después de haber perdido sus últimas finales y lo consiguieron gracias a un bloque compacto en el que la individualidades se plegaron ante la necesidad de trabajar en equipo bajo la pizarra de Marcello Lippi.

Tres años después del alcanzar la gloria en la noche berlinesa, La Nazionale vuelve a responder al mismo ideario. Tras el discreto paso de Donadoni por el banquillo italiano, Marcello Lippi ha aceptado regresar para enderezar de nuevo el rumbo de la Squadra Azzurra con destino a Sudáfrica, donde esperan repetir título en el 2010. Pero antes de la cita mundialista, los italianos visitan Sudáfrica para disputar la Copa Confederaciones. El seleccionador italiano ha iniciado un cambio generacional en La Nazionale que completará para el Mundial, pero que quiere medir en la Confederaciones. Ese será el gran atractivo de Italia en el torneo, descubrir el rendimiento que pueden dar los más jóvenes en una gran cita.

Cómo llegaron aquí: Campeón Mundial 2006

Italia se presenta en la Copa Confederaciones con la vitola más importante de todas, la de campeón del mundo. Los italianos se proclamaron campeones en el Mundial de Alemania 2006 después de vencer a Francia en la final y protagonizar un torneo muy serio, con momentos inolvidables, y liderados por una contundente pareja de centrales, Fabio Cannavaro y Marco Materazzi. Los Azzurri pasaron de puntillas por la primera fase, sufrieron ante Australia, y fue a partir de cuartos de final cuando comenzaron a mostrar su verdadero potencial. El gol de Del Piero ante Alemania les condujo a la final, en la que Materazzi fue el protagonista, para lo bueno y lo malo, y levantaron la copa tras vencer en la tanda de penaltis.

Entrenador: Marcello Lippi

Marcello Lippi es garantía de éxito. Su palmarés es la mayor garantía de ello. En el banquillo de la Juventus de Turín conquistó Europa, y con Italia, el mundo. El Paul Newman de Viareggio puso la guinda a su laureada trayectoria con la victoria en la Copa del Mundo del 2006, tras la que decidió retirarse. Sin embargo, Italia ha llamado a su puerta de nuevo, y no ha podido negarse. A sus 61 años, el condecorado entrenador italiano asume de nuevo la dirección de La Nazionale con el imposible reto de mejorar lo inmejorable. Para lograrlo ha ideado un plan de rejuvenecimiento de la selección que no admite cambios. Ha sido criticado en Italia por ello, especialmente por no convocar a Del Piero ni Cassano, pero Lippi tiene las ideas claras. Después de dejar medio sellada la clasificación para el Mundial 2010, la Copa de las Confederaciones es la primera gran cita camino a Sudáfrica.

El Equipo:

La selección italiana mantiene los pilares básico del equipo que se proclamó campeona en el Mundial del 2006, aunque el esqueleto está algo envejecido y comienzan a llegar los primeros cambios. Totti o Del Piero ya no visten la Azzurra, pero se mantiene a los hombres importantes de cada línea. Buffon es eterno bajo los palos, Cannavaro continúa capitaneando desde el centro de la zaga, Pirlo portará la batuta en la sala de operaciones, mientras que la responsabilidad del gol volverá a estar en los pies del efectivo Luca Toni.

A esta lista de consagrados campeones hay que sumarle el de los pujantes Daniele De Rossi, Riccardo Montolivo, Fabio Quagliarella, obligados a interpretar un papel protagonista en Sudáfrica, y el de los ilusionantes Giuseppe Rossi, Simone Pepe o Davide Santon, gran sorpresa de la lista de convocados de Italia.

La Estrella: Andrea Pirlo

El músculo, la rigidez táctica y la firmeza defensiva con los pilares históricos de la Italia futbolística. Sin embargo, esos ingredientes siempre han estado aderezados por un fantasista que ejercía de faro. Sin Totti, Del Piero ni Cassano, ese papel lo deberá interpretar Andrea Pirlo. El centrocampista no ha vivido un buen año en Milán -incluso se planteó su traspaso- pero llega a la cita internacional con el compromiso de guiar a la squadra azzurra al título. Su visión de juego y su diestra letal en las acciones a balón parado serán su arsenal para liderar a los italianos.

Historia de la Copa Confederaciones: Nunca antes había participado en el torneo.

Previsión:

A Italia no se le puede colgar otro que no sea el de favorito. Los Azzurri se encuentran a caballo entre dos generaciones, pero su poderío y experiencia le sitúan inequívocamente en la terna de favoritos junto a España y Brasil. La primera plaza del grupo es el objetivo de los italianos puesto que así evitarían cruzarse con España en semifinales y se les allanaría el camino hacia la final. Compartiendo grupo con Egipto, Estados Unidos y Brasil el liderato está caro, pero Italia tiene potencial para alcanzarlo. Llegar a semifinales es el mínimo exigible para La Nazionale, a partir de ahí todo será posible.

Todos los perfíles de los participantes en la Copa Confederaciones:

Hazte socio de El Enganche FC

Somos un club independiente que lucha por ascender. Nace con una plantilla profesional, competitiva, y llena de energías para el futuro. Con una 'caja de cerillas' como estadio y una afición fiel que confía en auparnos hasta la élite. El sueño ya ha empezado pero necesitamos tu apoyo. Para mantener el Fair Play financiero y evitar las deudas que consuman nuestros ánimos, necesitamos tu entrada cada 15 días, tu abono de temporada, tu aliento...

Únete a El Enganche

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche