Histórico
17 mayo 2009El Enganche

Violencia y política como primera fuente de inspiración

partizan-estrella-roja

Pese a que de la antigua Yugoslavia ya no quede casi nada, su gran partido por excelencia es una de las pocas cosas que todavía dan mucho de sí en lo que respecta al fútbol. Una misma ciudad, Belgrado, Estrella Roja y Partizán, dos aficiones enfrentadas que no se pueden ni ver y el conocido como ‘derby del fuego eterno’. La violencia suele ser en ocasiones extrema y es por ello por lo que se suele recordar a estos partidos, que en ocasiones suelen ofrecer un gran fútbol.

Los hinchas serbios son conocidos por el gran aliento que dan a los suyos desde la grada. En estos partidos el campo parece un infierno ya que, a parte del colorido previo y los grandes tifos que se preparan para el inicio del mismo, los fondos se suelen llenar de bengalas que colorean el cielo de rojo.

La mejor asistencia a un partido como este fue el 12 de mayo de 1968 cuando cerca de 90.000 enfurecidos seguidores llenaron el ‘pequeño Maracaná’ de Belgrado -estadio del Estrella Roja-. Sin embargo, esto ya no ocurre porque el fútbol, pese a seguir siendo el deporte rey en este país, ya no llena los estadios como antaño.

Como en algunos lugares del mundo, sus aficiones se identifican con esos colores por las connotaciones políticas que hay detrás de ellos. Si bien los dos nacieron en 1945, el Estrella Roja fue fundado por seguidores anticomunistas mientras que el Partizán lo fue por el Ejército como una entidad militar. Así también nacieron equipos de países comunistas como el CSKA de Moscú o el Steaua de Bucarest.

Esta situación provocó que en los primeros años de existencia mucha gente no acabara de aceptar al equipo ‘sepulturero’, Partizán, ya que según los testigos de aquella época este equipo tan sólo tenía el apoyo del 30% de la ciudad.

Desde entonces casi nada ha cambiado. Cada año se producen incidentes en ambos estadios y los arrestos antes, durante y después del partido son casi siempre centenares. En 1999, un seguidor rojiblanco murió en el estadio del Partizán, el antiguo JNA, tras impactarle una bengala.

El año 2000, primer año de la democracia yugoslava, fue uno de los más accidentados por sus connotaciones políticas. Las dos aficiones se enfrentaron en diferentes duelos dialécticos aludiendo a quien debería estar al frente del país. Los hooligans ‘sepultureros’ gritaron “os vamos a matar, os vamos a matar” mientras que los seguidores del equipo del régimen contestaban con coros como “Milosevic, salva a Serbia y suicídate, suicídate, suicídate” o “Fuera Yugoslavia, viva Serbia”.

El último gran episodio de violencia, en este caso de los ultras del Estrella Roja, fue en 2007, cuando intentaron quemar con una bengala a un policía vestido de paisano.

Un aspecto también reseñable es que el odio entre ambas aficiones es tal que en los partidos de la selección cada una ocupa un fondo del estadio para que no haya posibilidad de confrontación, incluso en encuentros que las podían unir.

Son así, innumerables los hechos con violencia de estas dos aficiones que no saben lo que es ver un partido de fútbol animando, pero sin llegar a entenderlo como la guerra del más fuerte o la guerra de imponerse políticamente al rival. Un ejemplo de lo que no se debe hacer en un campo de fútbol.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche