Análisis e historias del fútbol internacional contadas por los mejores especialistas.

Tres (más uno) para triunfar

verimagenphp5

En la noche del viernes, cuando comienzó a rodar la número 5 en el diminuto terreno de juego del Diego Armando Maradona, en el barrio porteño de La Paternal el fútbol argentino de primera división se declaraba listo para desandar el último tercio del Torneo Clausura.

Dos chicos -Argentinos Juniors y Godoy Cruz- jugaron por cosas muy distintas, encajonados en la estrechez ambiental del estadio de la calle Boyacá. A los locales , entrenados por Claudio Vivas, casi lo único que les preocupa es ganar y seguir esclando posiciones desde el fondo de la tabla del campeonato del primer semestre en Argentina, tras uno de los peores inicios de liga de los Bichos Colorados en su historial en la máxima categoría. El equipo mendocino, por el contrario- está instalado en el ecuador de la tabla de posiciones y tiene todo bastante controlado como para conseguir abrochar su permanencia en la elite del fútbol albiceleste.

Otros equipos también considerados como chicos, Vélez, Lanús y Colón, han dominado casi sin oposición los dos primeros tercios de la liga, frustrando de momento las aspiraciones del vigente campeón Boca Juniors, que está irreconocible en la competición local; de River, que tras quedar último en el pasado Apertura se prometió borrar de un plumazo la fantasmagórica imagen con la que la afición se quedó mediante el fichaje de un showman y de una vieja gloria (a veces parece más vieja que gloria) del club millonario; y de San Lorenzo e Independiente, los otros grandes que siempre están obligados a luchar por el título, y que han vuelto a sufrir (al menos en el inicio de este Clausura) por el sempiterno canibalismo del que parecen disfrutar sus respectivas plantillas. Racing -más preocupado por quedarse en primera que entusiasmado por luchar por la punta del campeonato- quedaba a inicios de la liga fuera de cualquier especulación.

El Fortín, el Granate y el Sabalero, son los líderes del Clausura en este momento, con sólidos argumentos para llegar a la jornada 19 en esa misma condición. Salvo Huracán y el espasmódico River de Pipo Gorosito parecen tener alguna opción de poder sumarse a este trío en la recta final del certamen -aunque después de la paliza que le acaba de propinar el Globo al conjunto de la banda roja tal vez deberíamos borrar de esa lista al club presidido por José María Aguilar-.

Vélez, que comenzó de una manera muy tímida al igualar sin goles ante Independiente en la jornada inaugural, se ha ido conviertiendo en una auténtica aplanadora (futbolística, pero sobre todo anímica) para la escala argentina. Ricardo Gareca -tras su periplo por equipos locales, de Colombia y de Perú- regresó a su país para hacerse cargo del club del que se confiesa hincha desde su niñez en Tapiales. En el banco de relevos -además de esa chaqueta negra de la que nunca se desprende- le acompaña como ayudante uno de los máximos ídolos de la historia contemporánea del conjunto de la “V” azulada: José Oscar “Turu” Flores. Además de este compañero de ruta -impuesto por la directiva velezana cuando el Tigre recaló en el José AmalfitaniGareca se encontró con una plantilla muy rica:

- futbolistas surgidos de las divisiones inferiores del club que regresaron al equipo tras algunas temporadas de experiencia internacional (como Fabián Cubero, Leandro Somoza y Roberto Nanni);

- jugadores fichados en un período más o menos reciente y con clara proyección internacional (Maxi Moralez, Emiliano Papa y Waldo Ponce);

- uno de los mejores arqueros de la liga (Germán Montoya), y un volante con una enorme experiencia en el campeonato argentino (Victor Zapata);

- tres hombres que llegan-en forma definitiva o en calidad de cedidos- rebotados por su mala performance a lo largo de 2008 (el central Sebastián Domínguez, casi expulsado por el América de México;  el delantero uruguayo Hernán Rodrigo López, otro descarte de Ramón Díaz en su corta gestión de las Águilas: y el atacante Joaquín Larrivey, quien tras un año bastante pobre en cuanto a su performance profesional en el Cagliari, aceptó regresar por unos meses a Argentina);

- y talento joven, surgido de las instalaciones de la Villa Olímpica del club, como Darío Ocampo, Jonathan Cristaldo, Nicolás Otamendi (un central con posibilidades de ser un jugador que deje su marca en el fútbol argentino) o Franco Razzotti.

A lo largo de las primeras 13 jornadas Vélez ha conseguido acomodarse en la primera posición sin haber perdido ningún partido, y con algunos resultados interesantes en su haber, como el 4-0 frente a Godoy Cruz, las victorias por 0-1 ante Estudiantes y San Lorenzo, y las remontadas en sus partidos con Colón y Racing.

El programa de partidos que tiene por delante la escuadra fortinera desde aquí hasta la finalización del Clausura no es fácil, aunque tiene la ventaja de depender solo de sí mismo: Gimasia y Esgrima de La Plata vs. Vélez (Jornada 14); Vélez vs. Boca (Jornada 15); Gimnasia y Esgrima de Jujuy vs. Vélez (Jornada 16); Vélez vs. Newell’s (Jornada 17); Lanús vs. Vélez (Jornada 18); y Vélez vs. Huracán (Jornada 19).

Lanús -el club mejor gestionado de la primera división argentina- está viviendo una etapa de refundación desde el punto de vista competitivo y de crecimiento, que tuvo su primer punto relevante con la obtención del Apertura 2007, y que continuó en este 2009 con la primera participación de el Grana en la Copa Libertadores y su casi impecable performance en el Clausura, que le encuentra en este momento -a la espera de lo que ocurra a lo largo del fin de semana- como líder en solitario.

Ramón Cabrero ya no es el entrenador del primer equipo, aunque -hasta que se produzca un anuncio en conel español sigue trabajando de momento con el club del Gran Buenos Aires como manager o secretario técnico. Quien fuera su ayudante, el joven Luis Zubeldía (en mi opinión, la aparición más interesante del fútbol argentino junto con Diego Simeone y Diego Cagna en el ámbito de la estrategia y la gestión de plantillas desde la irrupción de Carlos Bianchi o Marcelo Bielsa), es ahora el responsable táctico de Lanús.  La plantilla del primer equipo sigue siendo muy interesante, pese a la salida de algunos jugadores que ganaron el campeonato de 2007. El equipo granate cuenta con talentos como José Sand, Diego Valeri, Sebastián Blanco, Santiago Biglieri, Eduardo Salvio, Carlos Bossio, Emir Faccioli, o Matías Fritzler.

Los últimos cinco partidos del equipo de Zubeldía proponen un programa empatado en cuanto al grado de dificultad que el que tiene por delante Vélez: Banfield vs. Lanús (Jornada 15); Lanús vs. San Lorenzo (Jornada 16); Arsenal vs. Lanús (Jornada 17); Lanús vs. Vélez (Jornada 18); y San Martín de Tucumán vs. Lanús (Jornada 19).

Y lo de Colón -levemente más errático que sus rivales en esta lucha por el torneo- se cimenta básicamente en la actuación de tres pilares, el portero Diego Pozo, el volante Leonardo Sebastián Prediger y el veterano delantero Esteban Fuertes, que con 36 años está metido entre los máximos artilleros del campeonato. No es casual  que los tres futbolistas sabaleros hayan sido convocados por Diego Maradona para integrar la selección argentina “B” que disputará a mitad de semana un amistoso ante Panamá en la ciudad de Santa Fe.

El panorama para el equipo entrenado por Antonio Mohamed también tiene su dificultad: Tigre vs. Colón (Jornada 14); Colón vs. Racing (Jornada 15); Godoy Cruz vs. Colón (Jornada 16); Colón vs. Gimnasia y Esgrima de La Plata (Jornada 17); Estudiantes vs. Colón (Jornada 18); y Colón vs. Boca (Jornada 18).

En la tarde de ayer, mientras me encontraba garabateando esta entrada, estaba absolutamente convencido de que el título quedaría en manos de Colón, Lanús o Vélez. Pero después de la paliza que anoche le propinó Huracán a River, y de la destacadísima actuación que a lo largo de todo el campeonato están teniendo dos juveniles valores del fútbol argentino -Javier Pastore y Matías De Federico- he decidido dedicar un artículo íntegro a este histórico del fútbol argentino, que de la mano de un revalorizado Ángel Cappa parece estar encaminado a recuperar, al menos fugazmente, los momentos de gloria -que fueron muchos- de antaño.

Comentarios (3)

Comentarios

Ruben | 18.05.2009 a las 19:59
1

Es una pena que Boca y River no terminen de despertar, aunque siempre ayuda para la emoción del torneo que los pequeños asalten la cabeza de la tabla.

Estanislao | 19.05.2009 a las 1:03
2

Lanús jugó muy bien el viernes pero puede perder con cualquiera. Una lástima por el casi seguro descenso de mi equipo, Gimnasia de Jujuy. La verdad, el torneo no está tan interesante como lo pintan, haría falta un grande luchando arriba.

Un saludo.

Ariel Judas | 19.05.2009 a las 14:13
3

Es cierto que la ausencia de un “grande” en esta recta final del Clausura lo hace todo un poco extrano.

Pero equipos como los cuatro que estan ahora ahi arriba tieien merito. Casi no fichan, y cuando fichan lo hacen generalmente bien y sin pagar locuras. Estan mas o menos ordenados. Y no viven de temas extrafutbolisticos, cercanos al ridiculo, como los de que ahora protagonizan algunas estrellas de River (y en otro tiempo otros equipos).

Ser campeon en Argentina sin tener una masa de aficionados y de poder mediatico como tienen Independiente, San Lorenzo, River, Racing o Boca tiene mucho merito.

Tanto como si en Espana el campeon de liga fuera el Villarreal.

Un saludo.

Deja un comentario

Un desarrollo de Pedro Puig