Histórico
26 mayo 2009José Mendoza

Tres entrenadores, una filosofía

cruyff-y-rijkaardguardiola-y-rijkaardcruyff-y-guardiola

Como bien dice un profesor de universidad, toda empresa que se precie debe tener unos principios configuradores que motiven su nacimiento. Un libro de estilo, unos ideales, un guión definido. Un objetivo claro y una manera de alcanzarlo. El Barcelona es una empresa cuya razón de ser estaba escondida hasta hace unos veinte años. Estaba desorientada, perdida en torno al ‘més que un club’ que siempre la ha identificado como espejo de gran parte de la sociedad catalana.

Antes de 1990, el Barcelona había ganado 10 Ligas de 57. Desde entonces, en 19 años ha logrado 9, casi la mitad. En este tiempo el club ha llevado a sus vitrinas el éxito que se le presuponía por su poderosas masa social. En 1998, al poco de llegar a la ciudad, el joven Kluivert se sorprendía cuando le dijeron que su nuevo equipo sólo tenía una Copa de Europa. “No me lo puedo creer. La sensación que transmite por impacto, ruido, estadio, historia y futbolistas es que presume de varias”.

Han sido tres entrenadores los que le han dado al club esos títulos que, como dice Kluivert, parecía tener ya. Cruyff, Rijkaard y Guardiola, en este mismo orden, han servido de brújula, han mostrado el norte a la entidad. Le han dado al club una filosofía, una identidad de juego por la que se le reconoce. De aquí en adelante, en cuanto el camino se llene de baches, el club sabrá cual es la salida correcta, la autopista más adecuada.

Johan fue el primero. El holandés era uno de esos grandes jugadores que recordaba Kluivert con la camiseta del Barcelona. Quizás en la memoria de Patrick también estaban Maradona, Schuster, Ronaldo, Luis Suárez, Kubala, Helenio Herrera o Johan Neeskens. Lo cierto es que Cruyff acabó formando el Dream Team a su llegada al banquillo. Ese equipo, en 1992, con el gol de Koeman, cambiaría la historia del Barcelona.

Los pleitos con Núñez y la posterior llegada de Joan Gaspart devolvieron la agitación al club, otra de sus auténticas razones de ser. Pese a ello, en medio de todo, Van Gaal logró dos Ligas. La llegada de Laporta instauró la paz social de nuevo, si bien ésta reflota a cada atisbo de debilidad, como con la última moción de censura. El nuevo presidente se supo rodear de personas bien preparadas que quisieron retomar la senda iniciada por Cruyff una década antes.

Rijkaard tomó el mando del banquillo y logró dos Ligas y una nueva Champions mostrándose fiel a la misma filosofía. Luego llegaría ese paréntesis de dos años para que el Barça, de la mano de Guardiola, volviera a la autopista correcta. Cada uno de los equipos de estos tres entrenadores ha sido la versión mejorada de la anterior. Con Cruyff en el banquillo el Barcelona descuidaba un poco la defensa, Rijkaard le aportó mucha más seriedad y Guardiola elevó el juego del equipo al siguiente nivel manteniendo el orden defensivo.

Pero todos ellos con el mismo sino, un equipo que deslumbra con su fútbol vistoso y de toque en el centro del campo, en el que no falta la decisiva aportación de la cantera. Un mismo guión. Un libro de instrucciones.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche