Histórico
15 mayo 2009Jose David López

Temblores pre-descenso en North England

newcastle-fans

Tyne and Wear y North Yorkshire son dos de los 47 condados en los que se divide geográficamente Inglaterra. Territorio para ríos históricos (el propio Tyne and Wear), descomunales castillos creados en el S.XVI, refinadas mansiones que ensalzaban las grandes propiedades de los nobles y una red de ferrocarriles envidiada por todo el país. Una mezcla perfecta entre la progresión tecnológica de sus ciudades y la tradición más estricta de la burgesía y señorío británico.

En ella siempre hubo hueco para el fútbol, para desatar las pasiones, para exaltar las rivalidades históricas entre vecinos irreconciliables y, desde luego, para la Premier. Sin embargo, la desastrosa temporada de sus tres principales equipos (Sunderland, Newcastle y Middlesbrough), ha puesto en peligro la continuidad del fútbol de primer nivel en el Norte de Inglaterra y a falta de sólo dos jornadas para el final del trayecto 2008-2009, las incógnitas son muchas y los temblores sacuden tres entidades al borde del caos.

Sunderland: Dos puntos en dos jornadas. Ese es el escaso aunque valiosísimo margen que tendrá que defender con uñas y dientes el equipo de Ricky Sbragia, que desde que sustituyó a Roy Keane al frente de los Black Cats, no sólo no ha levantado la crisis de resultados sino que ha concretado la mala sensación que había dejado desde el inciio de la que es su segunda campaña consecutiva en Premier. Los Mackems sólo han logrado una victoria en sus últimos once encuentros, lo que unido a la acuciante falta de gol que arrastran, les hizo ir cayendo en picado hasta toparse de frente con la posibilidad de un descenso que nadie había previsto. Son el segundo equipo que menos goles logra en la Premier y aunque defensivamente han logrado mejorar y así sacar empates anclados en el cerocerismo, la tensión de final de campaña está siendo máxima.

Cissé y Jones se encargan de los escasos goles que han llegado esa campaña pero el principal problema es la falta de creatividad y organización en medio campo. Mucho músculo y profesión, demasiado juego directo, balones colgados al área y un sinfín de acciones arcaicas para un fútbol que anhela una mejora y, sobre todo, una buena reestructuración de la plantilla. La mala experiencia tras cerrar al trío del Tottenham (Tainio, Malbranque y un Chimbonda que ya se marchó) sólo ha dejado gratas impresiones en los pies de Richardson y el voluntarioso Reid. Pese a todo y salvo desastre final, salvarán la cabeza…por ahora.

Newcastle: El caso más traumático de cuantos buscan el milagro de la salvación tiene su epicentro en St.James Park. Las Urracas, un equipo gigantesco en masa social, campeón inglés en tiempos ancestrales pero inquilino habitual de las competiciones europeas en el nuevo siglo, y capaz de gastarse auténticas millonadas en fichajes de relumbrón, toca más cerca que nunca el desahucio hacia The Championship. Los problemas son muchos, demasiados de enumerar pero de extrema importancia puesto que atraviesan el entramado directivo, la proyección deportiva y la falta de competitividad de jugadores reunidos en torno a unos colores pero con la impresión de haber llegado ya al culmen de sus carreras y no tener hambre alguna por seguir progresando.

La irregularidad de los últimos años en su banquillo, donde han pasado sin pena ni gloria nombres como Graeme Sounnes, Glenn Roeder, Sam Allardyce, Kevin Keegan o el enfermizo Joe Kinnear, provocó la alarma social y el milagro de la salvación en una campaña donde sólo se han logrado siete victorias, necesitaba de un icono mediático que respondía al nombre de Alan Shearer. El crack de los Magpies, el ex jugador más respetado en la entidad a nivel internacional, rechazó en numerosas ocasiones sentarse en el banco que pocas veces pisó como jugador pero la ocasión era de máxima urgencia y la necesidad de buscar un arreón anímico no le dejaron opción alternativa. Su llegada (después de semanas donde Kinnear estuvo hospitalizado y al equipo lo llevaban Colin Calderwood y Chris Hughton) supuso un impulso general pero tras cinco partidos la victoria se resistía y, al borde del precipicio, llegó la milagrosa remontada de este lunes que les generó tres puntos vitales ahora mismo para su continuidad. Mínimo rendimiento, polémicas con Barton, intentos de venta del club y un sin fin de factores que mantienen en vilo a un clásico que, quizás para una ‘limpia’ general y a fondo, no le vendría nada mal un descenso. Sólo así podría cerrar de una vez sus desequilibrios institucionales.

Middlesbrough: La ‘papeleta’ más complicada de asumir a sólo dos semanas del final de la Premier la tiene un hombre: Gareth Southgate. El técnico del Boro, ex capitán del club de Riverside y único entrenador que, pese a la crisis galopante ha continuado en su cargo, casi se despidió del primer nivel tras ser derrotado este lunes ante su ‘vecino’ Newcastle. Trece jornadas sin conocer la victoria (de la 13 a la 26) le metieron en serios problemas y la falta de carácter para salir de allí parece haberles superado ya a falta del suspiro final. Sólo 26 goles alumbran su fatal destino tras once años en la Premier League donde el equipo llegó a ganar la Carling, la FA Cup y hasta disputar la finalísima de la Copa de la UEFA en 2006.

Un desenlace terrible para un club que ha desperdiciado euros con los jugadores erróneos y cuya cantera (una de las más activas y rentables en los últimos años) no ha podido aliviar los problemas. Una calamitosa apuesta por Afonso Alves, la excesiva permisividad de una zaga dura pero extremadamente lenta y el bajón de jugadores llamados a levantar al equipo como Downing (que saldrá en cuanto se concrete el descenso), Huth, Aliadiere o Tuncay, desembocarán en un descenso que, pese a todo, sólo está a dos puntos y aun salvable.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche