Histórico
25 mayo 2009Francisco Ortí

La extraña infelicidad del Inter

mourinho-scudettoCuidado con la tristeza, puede ser adictiva. Lo avisan lo psicólogos, y lo sufre el Inter de Milán, quien ha convertido la depresión en su estado anímico y a la sensación de insatisfacción en una constante. Los nerazzurri son adictos a la desgracia e incluso en el éxito son capaces de encontrar motivos para aguarse la fiesta a sí mismos. El pasado fin de semana el Inter levantó su cuarto Scudetto consecutivo, pero la celebración no pudo ser completa. La Bienamada es adicta a la tristeza.

Ni el hecho de ganar la liga italiana por cuarta temporada consecutiva, ni que coincidiera con el 64 años de su presidente Massimo Moratti, ni siquiera que fuera el Milan quien le sirviera el título supuso una alegría excesiva en el Inter de Milán. Los nerazzurri ocultan su hegemonía en el fútbol italiano tras los constantes fracasos en la Champions League, y en lugar de disfrutar de su triunfo en Italia se obsesionan con hacer algo grande en Europa.

“Suficientes ‘scudetti’. Queremos la Champions”, escribía Antonio Di Pollina en La Repubblica. Mientras que a José Mourinho, que se ha proclamado campeón en su primera temporada en la Serie A, tampoco le sirve su éxito italiano para compensar el tropiezo europeo: “Pienso que este año el Inter no estaba en disposición de ganar la Liga de Campeones. Tuvimos mala suerte con el Manchester United, pero hay una diferencia de calidad, cantidad e intensidad de juego entre nosotros, el Barcelona, el Chelsea y el Manchester”.

Pero el entorno interista no sólo ha encontrado motivos insatisfacción en la pobre trayectoria en la Liga de Campeones. Tampoco convenció el juego desplegado por el equipo ni la política de fichajes, algo a lo que están más que acostumbrados desde que la disoluta billetera de Massimo Moratti accedió al poder. Muchos habrían visto en el cambio de planes de Mourinho una maniobra perfecta para acabar venciendo el scudetto, pero la neurosis interista prefiere criticar que se abandonó el juego ofensivo para apostar por el músculo en la medular.

Y es que el Inter de Milán que quería construir José Mourinho dista bastante del que ha acabado siendo en el segundo tramo de la temporada. El técnico portugués tenía en mente crear un equipo ofensivo, que supiera crear peligro por las bandas -por ello se reforzó con Quaresma y Mancini- y surtiera de balones a la inspiración de Zlatan Ibrahimovic. Sin embargo, esa apuesta se estrelló en las primeras jornadas y ‘Mou’ se vio obligado a cambiar de planes.

Quaresma se marchó a Londres pitado por San Siro, y Mourinho replegó al equipo en un centro del campo musculoso desde el que empezar a crecer. El juego interista se vio seriamente empobrecido, pero comenzaron a sucederse las victorias hasta que la pasada semana se confirmo que el Scudetto volvía a pintarse de azul y negro.

Con un nuevo título en la sala de trofeos y la tristeza por bandera, el Inter de Milán comienza a preparar su proyecto para la próxima temporada. José Mourinho quiere recuperar por fin la Champions League para el Inter de Milán, y para empezar intenta cambiar la adicción a la tristeza del club. Quiso terminar la temporada con una sonrisa. Durante la celebración del Scudetto se pudo leer en las camisetas de los interistas: “Juve, Milan y Roma sin títulos. Felices vacaciones os desea José Mourinho”.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche