Histórico
22 mayo 2009El Enganche

Historias de las Gradas: Cultura Casual (I)

cultura-casual

Durante años ha estado en la sombra para el público en general y ahora, quizás se mantenga, pero mucho menos. Es un movimiento que está creciendo bastante en los campos europeos y sobre todo en España. Son los llamados casuals.

Se trata de un seguidor de fútbol que no tiene nada que envidiar a un hooligan o a un ultra en cuanto al tipo de comportamiento dentro y fuera del estadio, pero que a simple vista denotan otro tipo de ‘personaje’. Un personaje que es vigilado por la policía tanto como los anteriormente comentados por su conocimiento de la situación, no por la apariencia que tienen. Hacen de la ropa su propia cultura. Se puede pensar que se ha extendido para que a estos violentos no se les reconozca con facilidad, al menos las fuerzas del orden, pero en numerosas ocasiones han salido a la palestra aficionados de este estilo señalando que es simplemente su forma de vida.

El movimiento ya ha sido analizado por psicólogos y sociólogos ya que tiene mucho que ver con la cultura juvenil que se respiraba en Inglaterra hace unos 30 años y porque se ha extendido de manera increíble, primero por Gran Bretaña y luego por Europa.

Todo comenzó a finales de los años 70, cuando un grupo de seguidores del Liverpool viajó al extranjero para ver un partido de su equipo. Allí encontraron ropa de marcas que no les era de fácil acceso en su país de origen como Fila, Lacoste o Kappa. El equipo ‘red’ era el gran dominador de Inglaterra por entonces y, por tanto, sus hinchas se desplazaban con más asiduidad, lo que facilitaba que también se fueran ‘de compras’ más a menudo. Así, poco a poco, los aficionados que visitaban Anfield veían que sus rivales en la grada tenían un aspecto distinto y optaron por copiarlo. Su obsesión por las determinadas marcas era tal que los empresarios tuvieron que salir al paso diciendo que su ropa no iba destinada a los casuals, ya que a estos seguidores siempre se les relacionaba con la violencia y las peleas masivas.

Esto llevó a que la policía se infiltrara en las firms británicas (grupos casuals). Una de las acciones más sonadas contra estos seguidores se produjo en Londres en 1986 cuando fueron arrestados siete hooligans del Chelsea a los que también registraron sus casas encontrando armas blancas y propaganda de la National Front. Sin embargo, la llamada “Operación Red Card” fue en la que mayor número de casuals se vieron implicados. La policía registró el domicilio de 67 personas de las que detuvieron a 49, todas ellas pertenecientes a una firm del Birmingham.

Después del enfrentamiento de octavos de final de la Copa de Europa de 1981 entre el Liverpool y el Aberdeen escocés, esa cultura se adentró de lleno en Inglaterra. El Liverpool se consolidó como el que mayor número de seguidores casuals concentraba en sus gradas y eso hizo que éstos fueran temidos tanto en su propio campo como en los desplazamientos. Hacían de las calles su ley y las peleas contra otras pandillas eran habituales cada semana. La música también les influyó y ese fue uno de los motivos por los que aquellos locos guerreros fueron lentamente dejando su espacio en las gradas de los campos. La tragedia de Hillsborough en la que 96 hinchas del Liverpool perdieron la vida fue un punto de inflexión. La policía empezó a tomar más medidas y eso aminoró los problemas.

Fue una especie de burbuja que duró cerca de 10 años en la que los jóvenes británicos se dieron a conocer al mundo de una manera algo denunciable, pero que creó una escuela que todavía continúa.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche