Histórico
3 mayo 2009Francisco Ortí

El regreso de monsieur Henry

henry

La literatura francesa es prolífica en novelas que han superado el paso del tiempo y se leen como contemporáneas. Entre lo excelente destaca Los miserables, de Víctor Hugo, donde un romántico Jean Valjean se convierte en presidiario durante 19 años por un delito menor -robar un pan para no morir de hambre-, pero a base de esfuerzo logra redimirse y acaba convirtiéndose en alcalde. La rumorología cuenta que el novelista francés se basó en Eugène François Vidocq para crear a Jean Valjean, aunque de no ser por el anacronismo se podría haber basado en el también redimido monsieur Henry.

Al igual que sucedió con Jean Valjean, a Thierry Henry se le juzgó por un delito menor y se le castigó con una dureza desmesurada. Valjean estuvo casi veinte años en prisión por robar un pan, a Henry se le colocó la pasada temporada el estigma de ex jugador por no rendir a la altura de un Balón de Oro en su primera temporada en el Barcelona. El recuerdo de sus carreras de gacela en el ataque del Arsenal supusieron un lastre para el delantero galo durante su primer año culé, pero este año vuelve a correr con libertad. Monsieur Henry ha vuelto. El Santiago Bernabéu es testigo de ello.

A lo largo de la presente temporada las miradas de admiración han apuntado a Leo Messi, Andrés Iniesta, Samuel Eto´o, Xavi o Guardiola. Mientras, en la sombra Henry hacía su trabajo. El francés anotaba goles importantes, aparecía cuando se le necesitaba y, sin embargo, los elogios encontraba otro destino. Marcó el gol del empate en la ida ante el Lyon, pero no era importante, puesto que parecía seguro que el Barcelona golearía en la vuelta. En Mestalla también apareció para rescatar al Barcelona. Tampoco importó. El Clásico acaparaba la atención.

Así que monsieur Henry no tuvo más remedio que reclamar protagonismo desde el escenario con mayor repercusión posible: un Real Madrid-Barcelona con el título en juego. “El año pasado, jugué aquí y fue un momento difícil. Este año ha sido mejor”, declaró el galo tras el encuentro. El calificativo de mejor se queda corto. El Barcelona goleó por 2-6, sentenció la Liga, y el francés completó un partido sensacional.

Corrió la banda izquierda con la elegancia que le caracteriza. Buscó diagonales para apuntar contra la portería de Casillas. Dibujó pases con el exterior para regalar un centro de oro que Samuel Eto´o no logró rematar. Y todo ello lo coronó con dos goles. Los más importantes del encuentro puesto que se produjeron en momentos clave del encuentro. Fue el autor del primero gol culé y el del cuarto, el que terminó de enterrar a un Real Madrid que acababa de recortar distancias en el marcador.

Pese a ello, los elogios vuelven a esquivar a Henry. El Bernabéu le despidió con una pitada, Messi o Xavi acapararon las portadas, y el trabajo del francés quedó en el olvido. Solo la desesperación de Sergio Ramos otorga el justo premio al trabajo de Henry. Sin embargo, monsieur Henry no se rinde. Aún tiene tiempo para completar redención. Valjean fue alcalde en su tierra, monsieur Henry regresará esta semana a Londres, donde un día fue rey. Es el escenario perfecto.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche