Histórico
12 mayo 2009Francisco Ortí

El hombre que se resistía a jugar finales

abidal-roja

El pequeño Éric era un niño diferente a los demás. Su ascendencia martiniqueña, su carácter introvertido y un adelantado crecimiento físico le alejaban de los demás niños de la escuela durante su infancia en Lyon. Sin embargo, había un rasgo de la personalidad de Éric que le hacía más especial todavía. Mientras todos los niños soñaban con ser futbolistas y participar en grandes finales, él tenía pesadillas con perdérselas.

El pequeño Éric se ha hecho mayor, pero continúa con un físico imponente; su ascendencía martiniqueña, por supuesto, no ha desaparecido y todavía es introvertido. “No tengo amigos en el Barcelona“, confesó a principios de año. En cuanto a su particular miedo a perderse finales no sólo continúa existiendo, si no que esas pesadillas se han convertido en realidad durante una semana catastrófica para los sueños de cualquier jugador. El Barcelona ha alcanzado dos finales esta temporada y Éric Abidal se perderá las dos. No estará en Valencia para luchar por la Copa del Rey, ni en Roma para intentar ganar la Liga de Campeones.

Cuando terminó el domingo de hace dos semanas Abidal no podía ni imaginar que iba a adentrarse en la peor semana de su carrera futbolística. Acababa de golear al Real Madrid en el Santiago Bernabéu y todo se veía de color de rosa. Sus planes para la semana eran claros, ganar en Londres para estar en la final de Champions, sentenciar la Liga ganando al Villarreal y viajar a Valencia para vencer en la Copa del Rey.

En Londres no ganó. Empató con el gol de Iniesta, pero sirvió igual para lograr el billete a Roma. Sin embargo, el encuentro no tuvo final feliz para Abidal puesto que fue expulsado por un tropezón de Anelka y tendrá que ver el duelo contra el Manchester United desde la grada. El Barcelona recurrió la tarjeta roja para intentar que el francés pudiera jugar la final, pero la UEFA desestimó la protesta presentada por los azulgrana.

En la lucha por la Liga tampoco le fue mejor. La victoria ante el Villarreal estaba encarrilada, pero todo se fue al traste cuando Abidal volvió a ver una cartulina roja en el momento más inoportuno. Su penalti y expulsión cambiaron el rumbo del partido y el Submarino Amarillo rascó un empate que aplazó el alirón culé. Lo peor para Abidal es que esa expulsión también le obligará a perderse la final de la Copa del Rey.

En menos de una semana Abidal se ha quedado sin poder participar en dos de los partidos más importantes de su carrera. Dos acciones tontas le alejan del sueño de cualquier futbolista. Y para aumentar la desgracia de Abidal las rojas que vio en Stamford Bridge y Camp Nou fueron las dos únicas que ha visto como jugador del Barcelona. El pequeño Éric eligió el peor momento para ser expulsado por primera vez.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche