Histórico
15 mayo 2009Jose David López

El desastre otomano de Aragonés

fenerbahce-aragones

La noche ha sido muy larga en Estambul. Alegría en el Bósforo (la parte europea de la megalópolis) y máxima decepción en Kadikoy, el distrito cosmopolita y comercial de la parte asiática de la ciudad otomana. Gritos, exaltación y muchísima pasión en el término de Besiktas. Desesperación absoluta en el de Fenerbahce porque, más allá de las tres religiones que se aglutinan en torno a la ciudad más mundana del planeta, la sociedad turca se divide en otras tres raíces puramente futbolísticas: Besiktas, Fenerbahce y Galatasaray. Los dos primeros, rivales irreconciliables, enemigos de ultranza y competidores por la hegemonía de la ciudad, se enfrentaron este miércoles en la Final de Copa Turca (video al final del post) que reactivó esas pasiones para defenestrar definitivamente la aventura otomana de Luis Aragonés.

El otrora seleccionador español y máximo responsable deportivo del éxito de la pasada Eurocopa, se lanzó de frente a un reto mayúsculo que nunca ha tenido regulado y que ha terminado por golpearle de frente y de la manera más arisca posible. Su llegada a Estambul fue un hito, un auténtico revulsivo en un equipo que había dejado grandes detalles en la anterior etapa de Zico (llegó a cuartos de final de la Champions tras dejar atrás a Sevilla e incluso ganar a Inter y Chelsea en su estadio).

Sin embargo, esas mismas metas estaban prefijadas para su nueva etapa y la continuidad prevista en un proyecto con nombres similares e incluso algún refuerzo a petición del propio míster (el fichaje de Guiza), se convirtió en su principal escollo. Unos objetivos difíciles de clonar que han presionado continuamente su paso por Estambul en una campaña en la que nada fluyó con determinación y cada paso atrás fue una carga ‘extra’ sobre los ya vacilantes hombros del ‘Sabio’. La gravísima lesión de Deivid (un hombre clave que ha estado fuera seis meses), abrió la temporada en la que consecutivamente fueron llegando decepciones. La temprana y bochornosa eliminación en la Champions no se solventó con un buen papel liguero en ninguna fase del campeonato ya que siempre fue a la sombra del progresivo Sivasspor y de su ‘verdugo’ Besiktas. Los Sari Kanarya (canarios amarillos), además, vieron como se les escapaba la tercera plaza en su grupo de Champions que, al menos, les hubiera dado opciones de jugar una Copa de la UEFA cuya final se disputará esta semana próxima en su propio estadio, un Sukru Saracoglu desolado ante la fatalidad que han vivido sus esperanzas en los últimos meses.

La final copera reflejó una vez más los interminables problemas que han tumbado cualquier aspiración del Fenerbahce. Un equipo lento en su tempo de partido, incapaz de llevar el peso ante equipos menos preparados técnicamente y, sobre todo, una horrorosa capacidad defensiva. Allí, en la desastrosa defensa, donde residió el éxito del técnico español en otras épocas de su trayectoria, se han fraguado las penurias. Además, el campeón de Europa no ha sabido manejar su vestuario, sublevado, demasiado increpado por una prensa que atacó sin tapujos su estilo e incapaz de dar continuidad a sus mejores jugadores para lograr un once tipo. Tantas dudas en su plantilla que incluso este miércoles copero sorprendió a todos con la alineación del meta suplente Babacan (en lugar de Demirel) o la suplencia del ídolo local Semih Senturk (que además ha logrado goles importantes durante la campaña).

El resultado final (4-2), no deja lugar a dudas sobre la realidad en la que se mueve el Fenerbahce y aclara el panorama triunfal del Besiktas, que lidera la Turkcell Süper Lig (sólo por dos puntos respecto al brillante Sivasspor) y está a un paso de consumar su ‘doblete’ con una Copa que supone la tercera en los últimos cuatro años. El proyecto del peculiar Mustafa Denizli ya recoge frutos mientras en el barrio vecino, Aragonés firma el finiquito (cobrará tres millones de euros por la actual campaña más otros tres por la siguiente que tenía firmada aunque no siga en el cargo) a una aventura a la que nunca se vio obligado y que emborrona uno de los últimos escalones en su dilatadísima trayectoria.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche