Histórico
22 abril 2009José Mendoza

Resumen de un año inexplicable

SOCCER -SPAIN/

Después de cinco temporadas en Primera, un club humilde como el Getafe encara su primer sprint final de verdadero coqueteo con el descenso. El equipo de Víctor Muñoz lleva todo un curso de indecisión. Preveía un año tranquilo con “la mejor plantilla de su historia” -como así citaba Ángel Torres para luego arrepentirse-, empezó envuelto en mitad de tabla pero lleva toda la segunda vuelta merodeando el descenso.

Víctor Muñoz no fue bien recibido. El Coliseum estaba acostumbrado a disponer de un técnico novato, con ganas de utilizar al club para progresar y dejando como sello un fútbol vistoso. El ex técnico del Recreativo no se ajustaba al perfil y desde el principio hubo constancia del divorcio con la grada. Víctor empezó aportando resultados para luego ir intercalando partidos de buen fútbol con otros de puro conservadurismo. Pese a ello, nadie podía imaginar que el equipo a estas alturas estuviera en esta situación.

Numerosos acontecimientos difíciles de explicar han propiciado este enredo. Capítulos tormentosos en el vestuario como la aclimatación de Joffre Guerrón y sus quejas sobre racismo, la pelea de Contra con Cotelo durante un entrenamiento, la reciente discusión entre el propio jugador rumano y Víctor Muñoz, la supuesta mala relación entre los veteranos del vestuario y el entrenador y aquel pulso entre Abbondanzieri y Ángel Torres para dejarle marchar a Boca han centrado la actualidad del club este año. Con estos capítulos en primera plana resulta difícil imaginar una buena armonía en el vestuario.

Pero otro fenómeno difícil de explicar, ésta vez dentro del campo, destaca sobre todos ellos. Y es que el Getafe ha desperdiciado la mitad de sus lanzamientos desde el punto de penalti, cinco de diez. Hagamos memoria: en la segunda jornada, con 0-0, Albín mandó al larguero un penalti ante el Betis; en la undécima fue Granero frente al Sevilla y con empate a cero en un partido que acabó con derrota azulona por 0-2; en la 21ª, ante el Betis otra vez, Soldado erró al final ya con 2-2; dos jornadas después, Albín volvió a fallar ante el Atlético con 1-0 un partido que acabó 1-1. Y ayer, el más grave de todos, Casquero desperdició una pena máxima en el Bernabéu con 2-2 en el marcador.

Obviando el penalti de Granero, pues fue a la media hora de encuentro y nunca se sabe lo que pudo pasar, en los otros cuatro penaltis, todos ellos en los instantes finales, el Getafe se ha dejado nueve puntos. Nueve puntos que en la clasificación le situaría noveno y con 43, por detrás del Deportivo y a 6 de UEFA. Pero lo que es más importante, justos los 43 que, dicen, aseguran la permanencia. Demasiados fenómenos extraños para una sóla temporada.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche