Histórico
26 abril 2009Francisco Ortí

Raúl Madrid

raul-sevilla

Disculpen el topicazo del titular. Hace referencia a una expresión tan manida como el “juntos podemos” que ha ondeado la prensa madrileña como defensa ante el virtuoso juego del Barcelona, pero con su actuación de este domingo Raúl me ha obligado a utilizarle. Sobre el césped del Sánchez Pizjuan fue el Raúl Madrid quien se colocó a cuatro puntos del Barcelona tras vencer al Sevilla (2-4) una semana antes de la visita azulgrana al Santiago Bernabéu.

Como ya mencionamos una vez en El Enganche, el Real Madrid juega a imagen y semejanza de su capitán. El Siete blanco ha contagiado su humilde y batalladora personalidad a todo el conjunto, que destaca por luchar con una fe inquebrantable por un objetivo al que algunos habrían renunciado hace mucho tiempo al darlo por imposible. Por muy feas que se pongan las cosas el Real Madrid no se deja doblegar. Así ha sido en los últimos años, y ante el Sevilla lo volvió a demostrar.

El encuentro comenzó con un claro dominio sevillista. El Sevilla, apretado por el Valencia en la lucha por la tercera plaza y alentado por la grada, acorraló al Real Madrid durante los primeros compases del encuentro. Los andaluces llegaban a oleadas contra la portería de Iker Casillas, con un perenne gesto de contrariedad. El portero no entendía lo que le sucedía a su equipo y confío en sus reflejos para mantenerlo a flote, aunque a los 17 minutos no pudo frenar el disparo de Renato que adelantó al Sevilla en el marcador.

No cambió el ritmo del encuentro pese al movimiento en el luminoso. El Sevilla continuó mandando, probando a Iker Casillas con asiduidad, y dando sensaciones de poder sentenciar el partido con dos estocadas más. Sin embargo, el Real Madrid, amigo de los minutos finales, volvió a aparecer cuando el primer tiempo exhalaba el último suspiro y encontró el camino del tema desde el corazón de Raúl. El centro que remató el capitán blanco nació de Metzelder, quien no tuvo complejos en subir la banda como si se tratase de un veloz extremo.

El golpe anímico fue mayúsculo para el Sevilla y quedó demostrado con el arranque de la segunda mitad. En dos minutos mágicos, Raúl anotó el segundo (m.64) y el tercer (m.66) tanto de la tarde, para empaquetar en su maleta los tres puntos en juego y acercarse al Barcelona en la víspera de la visita de los azulgranas al Santiago Bernabéu. El partido parecía en ese momento sentenciado a favor del Real Madrid, aunque Sergio Ramos se empeñó en añadirle emoción a los instantes finales. En una muestra de apatía defensiva, el defensa internacional, intentó controlar en el interior del área, pero le salió una asistencia para Capel, quien, solo ante Casillas, no perdonó.

El Sevilla se volcó en ataque en busca de un postrero empate, aunque sólo encontró un contragolpe letal que Marcelo convirtió en el definitivo 2-4. Los blancos continúan creyendo en la Liga y la próxima semana tendrán la oportunidad de colocarse a un punto. El Sevilla, por su parte, ve como se le complica la permanencia en la tercera plaza y le aprieta el Valencia, al que tiene a sólo un punto.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche