Histórico
17 abril 2009El Enganche

Las avalanchas humanas, un peligro todavía existente

gerrard-y-carragher-durante-el-homenaje-a-las-victimas-de-hillsbourough

Hace 20 años, en una semifinal de la FA Cup inglesa se enfrentaron el Liverpool y el Nottingham Forrest. Esta competición se disputaba en campo neutral a un partido y el estadio elegido para este encuentro fue el de Hillsborough, campo del Sheffield Wedsneday.

Todo parecía transcurrir de forma normal antes del partido hasta que ocurrió una catástrofe. A los cinco minutos del pitido inicial una avalancha humana de los seguidores del equipo ‘red’ tuvo que interrumpir el partido. Miles de personas se empezaron a pisar de forma salvaje para intentar escapar de la marabunta humana y subirse por las vallas del fondo.

Noventa y seis seguidores del conjunto de Merseyside murieron y cerca de 200 resultaron heridos. Todo fue provocado por el aglutinamiento de numerosos seguidores de este equipo en las inmediaciones del campo. Las autoridades ante ello decidieron abrir tan solo una puerta para que poco a poco se fueran introduciendo, sin embargo la gente empezó a entrar sin cabeza por ella desencadenando la avalancha.

Esta terrible catástrofe sirvió posteriormente para que los asientos fueran obligatorios en todo el estadio y para que desaparecieran las vallas que separan el campo de fútbol de las gradas. Fue una iniciativa inglesa que luego se extendió a todo el continente.

Las avalanchas también han producido otros episodios para olvidar en el mundo futbolístico. El último tuvo lugar en Costa de Marfil cuando un muro se derrumbó provocando la caída de numerosas personas que estaban presenciando el encuentro entre su selección y Malawi. El resultado fue de 22 muertos y al menos 132 heridos. En África las medidas adoptadas por casi toda Europa todavía no se han efectuado lo que da lugar a que se sigan viendo este tipo de incidentes.

En gran parte de los estadios de Sudamérica ocurre lo mismo. Los fondos de casi todos los estadios son kilos y kilos de cemento que permiten que en cada gol se produzca una avalancha que puede aplastar a cualquiera. El ejemplo más clarividente es Argentina.

En España también se han desencadenado este tipo de sucesos más de una vez. Los dos últimos tuvieron lugar en Mendizorroza, estadio del Alavés, y en el Ciudad de Valencia, recinto del Levante. En el primer caso fueron 15 las personas que cayeron al foso que separa la grada del campo vitoriano. Ocurrió en noviembre de 2007 y es casualidad también que la zona afectada, la que ocupan los ultras del equipo blanquiazul, es la única que no tiene asientos en todo el estadio.

En el campo del Levante sucedió algo parecido, cuando Martín Palermo, por aquel tiempo jugador del Villareal, celebró un gol con los aficionados de su equipo. Se acercó a la grada y el muro de la misma se vino abajo. Las consecuencias no fueron graves para esos aficionados pero sí para él mismo, que se lesionó de gravedad.

Es curioso como algunos clubes españoles acceden a quitar los asientos en el lugar donde se ubican sus propios ultras. Además del Alavés, también el Hércules o el Sporting de Gijón se muestran a favor de oponerse de alguna manera a una norma que evita  estas situaciones.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche