Histórico
7 abril 2009Francisco Ortí

En busca de un nuevo milagro

villarreal-arsenal

Otra vez toca milagro. El Villarreal vuelve a verse obligado a marcar a domicilio en el partido de vuelta. Los de Manuel Pellegrini empataron a uno ante el Arsenal por culpa de sus propios errores. Los amarillos controlaron el primer tiempo con inteligencia, pero se dejaron dominar en la segunda mitad y la gran actuación de Cesc Fábregas provocó la reacción de los Gunners, y el posterior empate. El Villarreal echó mucho de menos a Cazorla y con la banda derecha huérfana le costó mucho abrir el terreno de juego para poder hacer daño tras el descanso.

Con el balón siempre a ras de suelto y con altos niveles de adrenalina comenzó el duelo entre dos de los equipos con mejor gusto para jugar al fútbol de Europa. El afán por agradar restó orden y disciplina a la circulación del esférico, y hubo más presencia de los delanteros que de los centrocampistas. En medio de la locura ofensiva, Senna apareció en las inmediaciones del área gunner y como nadie salió a taparle decidió soltar un violento zapatazo que se coló por la misma escuadra. Almunia, antes de ser sustituido por Fabianski por lesión, no pudo hacer nada para evitar que el cuero besara la red.

El gol provocó que el partido se asentara y comenzara a tomar forma. Cesc Fábregas asumió el liderazgo de su equipo y gestionó los ataques para dotarles de sentido y criterio. El Villarreal, por su parte, apostó por concederle la iniciativa a los ingleses es intentar aprovechar la clarividencia de Ibagaza y la velocidad de Rossi para salir a la contra. La estrategia dio frutos a los amarillos en forma de ocasiones, aunque Fabianski, pese a haber entrado frío en el partido, respondió bien y logró evitar que su equipo volviera a sacar de centro antes del descanso.

La segunda mitad comenzó con el Arsenal presionando muy arriba al Villarreal y asfixiándole. Esto provocó que los amarillos perdieran el balón con facilidad, retrocediera su línea defensiva hasta situarse en el interior del área y dejara mayor espacios entre líneas para que Cesc pudiera manejar la batuta sin agobios. Estos fueron los mejores momentos del Arsenal en el encuentro y se tradujeron en el gol del empate obra de Adebayor. A los 65 minutos, Cesc sacó la escuadra y el cartabón para trazar un pase genial hacia el togolés, quien mandó el balón a la red en remate acrobático. Una obra de arte.

El Villarreal, muy nervioso hasta el momento de recibir el tanto del empate, perdió confianza y cayó en intensidad en la recta final del encuentro. Pellegrini dio entrada a Robert Pires para abrir el campo y aportar experiencia, pero dio el resultado esperado y el Arsenal continuó ofrecieron mejores sensaciones gracias a la generosa labor de Cesc, siempre controlando las manijas del partido en favor de su equipo.

El Submarino Amarillo estaba encallado ante la fuerte presión Gunner y con los brazos caídos. Sin embargo, despertaron gracias a un potentísimo disparo de Senna. El misil lanzado por su capitán alentó a la grada, que se volcó con el equipo, y esto tuvo un efecto inmediato en los jugadores, quienes se volcaron en ataque. En el tramo final del encuentro, el Villarreal por fin se dio cuenta de que necesitaba abrir el terreno de juego y así comenzó a hacer daño. Los amarillos pisaron con peligro el área inglesa, aunque les faltó acierto en los metro finales para batir a Fabianski.

El empate a uno otorga una ligera ventaja al Arsenal y obliga al Villarreal a marcar al menos un gol en Londres para ganarse un puesto en semifinales. El reto parece ser complicado, pero lo también lo era ganar en Grecia y el Submarino Amarillo salió a flote.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche