Histórico
8 abril 2009Jose David López

Cordero bávaro y boxeo británico

riberyHay pocos equipos capaces de crear una sensación de temor en torno al FC Barcelona y su filosófico estilo de juego. La armonía y consistencia de una base trabajada, un bloque definido y una plantilla ideada para los mayores retos posibles no encuentra rival ni enemigo capaz de franquear ese estado de euforia contenida en el que levitan los culés. Dejando a un lado la pelea liguera, puesto que el Real Madrid parece el único capaz de rechistar ante este dominio, no parece que la visita europea del Bayern de Múnich suponga un mínimo gesto de intimidación. Incluso los germanos, siempre vivos y polémicos en sus declaraciones, se han vestido de corderitos asumiendo más que nunca su rol y su debilidad respecto al favoritismo que todos apuntan a los de Guardiola.

Pep debe ser el que menos quiere fiarse o consentir un respiro en su preparación pero los bávaros, que parecían haber mejorado tras la goleada al Sporting y los vientos optimistas después de un inicio de curso complicado para Klinsmann, han sido gravemente golpeados esta semana. La goleada encajada en Wolfsburgo no sólo ha reflejado la fragilidad en algunos sectores sino que ha debilitado la moral justo cuando se acercaba el partido del año ante el rival que nadie quiere ni en pintura. Si a este ambiente de penuria le unimos la ‘plaga’ de bajas que presentará Jurgen en el Camp Nou, las alternativas alemanas pasan por impedir una goleada y salir vivos para buscar la sorpresa definitiva en el Allianz.

La improvisación ante las ausencias de Van Buyten y Lucio en defensa (Brno será titular tras su mala actuación del pasado sábado), la falta de hombres creativos en mitad de cancha y la falta de pegada de Klose, son bajas demasiado sensibles para un rival que ya avisa de su miedo a salir liquidado de la ciudad condal. El Barcelona, que en palabras de Guardiola ha comentado que el Bayern es ligeramente favorito por disputar la Vuelta en su estadio, recupera a Hleb y Touré pero mantiene las bajas de Milito y Abidal.

En Anfield el enésimo duelo Red and Blue deja pocas novedades pues se han enfrentado nueve veces en los últimos cinco años solamente en Champions League. Si a ello le sumamos los duelos de Premier y Copas inglesas, la cifra aumenta aún más, con lo que la sorpresa será el factor menos decisivo en un choque cuerpo a cuerpo donde los analistas, esta vez, dan vencedor a los de Hiddink, que es la única cara nueva que proyecta el duelo estelar de estos cuartos de final.

Ambos luchan en contra del título del Manchester United pero en Europa, donde unos se han acostumbrado a reinar y los otros aún están en ‘pañales’, las fuerzas se han equiparado en apenas unos años, dejando un sinfín de detalles para la historia moderna del torneo de mayor solera continental. Goles fantasmas como el de Luís García, cerocerismo en el marcador, roces sempiternos en medio campo y un regusto favorable ligeramente a los Reds (los dos partidos de este año los ha ganado Benítez), han sido la tónica habitual de un clásico que parece perenne e inmutable en el tiempo. La ausencia de Mascherano por amonestación dará la alternativa a Leiva, menos experto y más blando, lo que da un plus a los londinenses, que pierden por su parte a Bosingwa. Nada se decidirá en The Kop, la vuelta dictará sentencia.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche