Histórico
10 abril 2009Jose David López

Alemania y Ucrania sacan pecho en la UEFA

uefaInglaterra y España (en menor medida), son los actuales reyes del trono continental con su dominio y estilo marcando una época en la Champions. El nivel que alcanzan es de máxima competitividad, selecto, elegido sólo para los más grandes y que subordina con goleadas a aquellos que osan acercarse sin suficientes cualidades. El segundo escalón es mucho más amplio y pese a que lo siguen gobernando equipos que aspiran año a año a ‘colarse’ en lo más alto, la amplitud deja hueco a quienes sepan jugar sus bazas. La UEFA, con sus pros y sus contras, es el mejor ejemplo de que el este nivel secundario e incluso terciario, está mucho más igualado y asegura sorpresas.

Porque sólo así se explica el crecimiento de un fútbol ensombrecido en los últimos lustros como el ucraniano (en el olvido casi desde su independencia) y la capacidad regenerativa del fútbol alemán. Shakhtar y Dinamo por un lado, Hamburgo y Bremen por otro, parecen destinados a disputarse el entorchado de una Copa de la UEFA que, en su nivel y para aquellos que sepan entender el espectáculo del fútbol en cualquiera de sus grados y pasiones, sigue reflejando un gran espectáculo.

Dos maniobras de lujo de Diego, que sigue marcando diferencias en partidos cerrados pero que no acaba de generar la suficiente marea mediática para que algún ‘gigante’ se lo lleve talonario en mano, decantaron el duelo del Werder ante el Udinese (3-1). Sólo un gol postrero de Quagriarella, que tuvo tres o cuatro ocasiones que hubieran roto las ideas siempre ofensivas de los germanos, da algo de aire a una eliminatoria que estuvo solventada pero que, curiosamente, pudo terminar en goleada visitante. Todo un reflejo de, primero, los riesgos de un Bremen incorregible en el uso despiadado de su defensa adelantada y, segundo, la equidad existente.

Sin salir de Alemania el Hamburgo supo reaccionar de la mejor manera posible al tempranero gol de Ireland para un City que no se lo creyó en ningún momento. Tan grande se le quedó el partido que los del AOL le pasaron por encima a base de juego directo, acciones verticales de los liberados Olic y Pitroipa y un penalti horrososo e inocente de Micah Richards (3-1). El defensa inglés había apuntado antes del choque que a los citizens le hacen falta tres o cuatro años para crecer y progresar con un equipo que se irá construyendo paso a paso. No hay duda.

Los dos representantes ucranianos siguieron un modelo ampliamente desgastado ya esta campaña pero que, pese a su rigidez y conservadurismo, sigue dando buenos resultados. Fueron dos versiones, la ofensiva, directa y ambiciosa de un Shahktar que apunta a todo y la de un dinamo que salió a contener, dejarse llevar y buscar la victoria en el choque de vuelta. Los de Lucescu, con un Srna magnífico (que alguien lo saque de allí), solventaron la cita ante el Marsella con agresividad y velocidad en sus últimos metros, donde la falta de pegada de sus puntas brasileños casi le cuesta un resultado negativo. Niang tuvo la más clara en una contra que, de no haber pegado en el poste, hubiera trastocado todo. Hubschman tras fallo de Mandanda y Jadson en una perfecta contra, dejan a los Kroty al borde de las semifinales (2-0). Sus vecinos de Kiev buscaron el empate en París ante un PSG falto de alternativas y con la única creatividad de Sessegnon (0-0). Todo se decidirá en el frío ucranio.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche