Histórico
7 marzo 2009José Mendoza

Los goles cicatrizan las heridas del Barça

busquets-y-messi-goleadores-del-barca-ante-el-athleticRecuperó el Barcelona su mejor versión para superar con comodidad al Athletic e incrementar las distancias el Barcelona con respecto al Madrid. Tras cinco partidos sin ganar, el Camp Nou volvió a sonreir.

Pero fue una mejoría alterada por ciertos factores. Y es que la recuperación de Iniesta, el cansancio del Athletic y la ventaja tomada en el primer acto en un ejercicio de efectividad -los dos goles vinieron en los dos primeros disparos-, facilitaron la victoria.

Pero, al fin y al cabo, es una mejoría, un  primer paso necesario para recuperar la senda de aquel equipo dispuesto a batir todos los récords.

Arriesgó Guardiola dando entrada a todos sus jugones, entre ellos un Iniesta recién recuperado. Aún así, el Barça salió engarrotado y cometió los mismos pecados de los últimos envites, pues la poca claridad en el centro del campo se aliaba con la falta de frescura en ataque.

El Athletic dio muestras de cansancio desde los primeros minutos y se convirtió en un cómodo oponente. Fernando Llorente estuvo bien tapado por Piqué y Márquez.  Fueron temerosos los de Caparrós desde el pitido inicial centrándose más en su propia portería que en la ajena. Aún así, Yeste tuvo una excelente oportunidad de alterar el guión del encuentro en un mano a mano con Víctor Valdés.

Al cuarto de hora, Sergio Busquets se levantó por encima de Gurpegui y, a los 30 minutos desbordó Iniesta por el perfil zurdo para provocar un penalti que fue transformado por Messi.

Entonces el Barça se quitó de encima las ataduras y se liberó de tensiones por primera vez desde que el Real Madrid empezó a acortar distancias. Controló Xavi, mandó Iniesta, participó Henry y desbordó Messi.

Todos los mecanismos del Barça funcionaban. Pero falló la pieza que culmina el trabajo de las demás, pues Eto’o falló las innnumerables ocasiones de las que dispuso. El camerunés casi pudo haber salido del partido como Bota de Oro.

El Athletic se entregó y el Barcelona tenía el partido más que controlado. Era el turno de pensar en la Champions. Pero Guardiola volvió a mostrar su desconfianza en el banquillo y sólo realizó un cambio -Gudjohnssen por Iniesta-.

Jugadores válidos como Bojan o Hleb volvieron a perder una oportunidad para demostrar sus condiciones. Prefirió Guardiola que sus puntales recuperaran las buenas sensaciones de cara a la Champions en lugar de darles un merecido descanso.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche