Histórico
11 marzo 2009Francisco Ortí

El superhéroe criado en Japón

hulk

Como amante a la lectura atravesé durante mi infancia una etapa en la que me aficioné al mundo del cómic. Me conocía más de la mitad del universo Marvel. Desde los mutantes de la Patrulla X hasta los Cuatro Fantásticos, todos pasaban por mis manos. Incluso llegué a imaginar que yo mismo poseía superpoderes. Un día, mientras escuchaba música en mi walkman, pensé que mi habilidad consistía en enredar lo máximo posible los cables de los auriculares. Cuando descubrí que compartía esa `habilidad´ con al resto de los mortales, me dediqué a demostrar que mi poder era desenredar esos mismos cables. Todavía lo estoy intentando.

Entre el enrevesado puzzle que son unos auriculares perdí mi fe en los superhéroes y así fue hasta este año. Durante la retransmisión de un partido de la primera fase de la Liga de Campeones llamó mi atención que el narrador citaba a un tal Hulk, que jugaba de delantero en el Oporto. Ante semejante nombre tuve que sentarme para prestarle toda mi atención y quedé gratamente impresionado. Hulk hacía honor a su sobrenombre. Tenía ante mí a un delantero hipermusculado, de grandes proporciones y una potencia incontrolada. Era algo tosco de movimientos, pero con suficiente habilidad para sortear rivales a gran velocidad y poseía un cañón en la pierna izquierda. Una manada furiosa contenida en un solo hombre.

Tras la referencia al héroe verde de Marvel se encuentra Givanildo Vieira de Sousa, delantero de origen brasileño y apenas 22 años de edad. Cuentan que el apodo le acompaña desde su infancia por poseer facciones parecidas a las del personaje de cómic, aunque bien podría ser porque ambos siguen historias paralelas. Al igual que el alter ego de Hulk, Bruce Banner, Givanildo fue infravalorado en sus inicios. A los 16 años viajó de Brasil hasta Portugal para probar en varios equipos, pero fue rechazado por “gordito”. Triste por la negativa se marchó a buscar mejor suerte en Japón, y allí fue donde desarrolló sus superpoderes.

En las filas del Kawasaki Frontale, Consadole Sapporo y, sobre todo, en el Tokyo Verdy, creció como un goleador sin piedad que destrozaba las defensas rivales gracias a una potencia animal y un disparo demoledor. En la capital japonesa le encontró el equipo de ojeadores del Oporto, y Pinto da Costa, que no malgasta ni un euro, pagó 5,5 millones de euros por el 50% de la ficha del jugador. En Portugal esta operación fue recibida con sorna. Nadie entendía como el Oporto fichaba un delantero de la liga japonesa y que ya había rechazado por varios clubes portguesas. Hulk no tardó en convertir esas risas en elogios.

Con Lisandro como máxima estrella, Hulk tardó en ganarse un sitio en el once, pero Ferreira apreció el potencial que tendría una delantera formada por el argentino y el brasileño, y decidió variar el esquema para jugar con dos y hasta tres puntas. A estas alturas de campeonato, Hulk ha firmado 13 goles en 20 partidos, y ha dejado jugadas para el recuerdo, emulando a su ídolo Ronaldo y mostrando siempre la fortaleza física que le convierte en un ariete demoledor. Su salto definitivo a la primera página del fútbol europeo se produjo en el partido de ida de los octavos de final de la Champions League ante el Atlético de Madrid, cuando dio una exhibición en el Calderón y dejó en evidencia a la zaga rojiblanca.

Los de Abel Resino deberán sufrir de nuevo la potencia de Hulk este miércoles por la noche. Además, el delantero estará más motivado todavía que en la ida. El Oporto ha sido informado de que ojeadores de la selección brasileña estarán presentes en Do Dragao para presenciar en directo a Hulk, que sueña con vestir algún día la verdeamarelha. Mientras Hulk se prepara para luchar por su sueño esta noche, yo seguiré con lo mío y estos malditos auriculares.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche