Histórico
22 marzo 2009Francisco Ortí

El sentido del caos

mata-michel

Durante su etapa como entrenador del Atlético de Madrid Arrigo Sacchi respondió cuando se le solicitó un remedio para el mal juego rojiblanco: “Cuanto mayor es el caos, más cerca está la solución”. La particular teoría del Caos, no tuvo efecto en la práctica para el técnico italiano, que fue destituido por un devora entrenadores como Jesús Gil, pero la expresión se quedó archivada en mi memoria y reapareció en las últimas semanas por culpa de la desconcertante trayectoria del Valencia.

Desde el 22 de noviembre el Valencia no acababa un partido sin encajar un gol, encadenaba ocho jornadas sin conocer la victoria, y cuatro meses sin ganar a domicilio. Maduro se había convertido en un lateral derecho transparente, Villa y Silva estaban desaparecidos en combate, y no había noticias de Miguel durante el día. La lógica y las declaraciones de Emery me llevaron a pensar tras caer en Los Pajaritos ante el Numancia que el Valencia había tocado fondo, pero aún quedaba un empate ante el Recreativo de Huelva en Mestalla.

Tras el tropiezo en casa lo tuve claro, no se podía ir a peor, aunque en el horizonte se atisbaba la visita a El Sardinero ante la bestia negra racinguista. No tuvo que pasar demasiado tiempo para que me diera cuenta de que estaba equivocado, y tras el descanso el caos alcanzó límites que podrían ser matería de estudio. Albiol jugó como lateral derecho, Maduro y Albelda de centrales, Alexis fue expulsado, y Morientes dejó su sitio para que entrara Míchel y dejara al equipo sin delanteros.

En ese momento cobraron sentido las palabras de Sacchi. “Cuanto mayor es el caos, más cerca está la solución”. Con un panorama tan desolador y con un hombre menos el Valencia comenzó a funcionar. Incomprensiblemente, el partido cambió de tónica y los ché ganaron en confianza. La ausencia de estrellas volcó el ataque valencianista hacia Pablo Hernández, que se confirmó como el gran futbolista que había apuntado ser en el Getafe.

La entrada de Mata terminó de afianzar al Valencia, que acabó rompiendo sus estadísticas negativas (partidos sin ganar, partidos encajando goles, y derrotas ante el Racing) gracias a un solitario gol del burgalés y regresa a los puestos de zona UEFA. La solución definitiva todavía está lejos. Pero en Cantabria los ché fueron capaces de encontrarle sentido a su caos.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche