Histórico
10 marzo 2009José Mendoza

El Liverpool juguetea con el Madrid

gerrard-y-torres-celebran-el-gol-de-penalti-marcaEs la ley de Anfield. El Real Madrid, en 107 años de historia, no la conocía y se dio de bruces contra ella. En las noches mágicas, como la de hoy, la mística del santuario ‘red’ transforma a su equipo y condena al rival.

El Liverpool maltrató al Real Madrid como si fuera un juguete roto, lo desdibujó, lo empequeñeció. Los blancos, instalados en una nube por su gran racha casera, encaraban la eliminatoria confiados, pero se dieron cuenta de que son un equipo mediocre en Europa.

El Madrid actual es un mecanismo fabricado con piezas de pega, hecho a la ligera. Aunque hay una buena base, a este equipo le faltan varios puntales que permitan dar el nivel en noches como ésta. Hasta ahora, su buen balance casero ha maquillado la realidad.

Una realidad que dura demasiado. Ya son cinco los años seguidos que el Real Madrid no pasa una eliminatoria en la Champions. Ha logrado éxitos caseros importantes, pero es necesaria una reestructuración para poder brillar en Europa.

En noches como ésta, el Real Madrid no da el nivel que exige su camiseta. El Liverpool demostró estar varios peldaños por encima y sacudió a su rival desde el primer minuto.

Impulsados por su estadio, los reds salieron como un tiro. No quería Benítez dar  el más mínimo atisbo de esperanza a Juande Ramos. La partida de ajedrez que se vio en la ida dio paso a una emboscada en Anfield.

El conjunto red, desilusionado por enésima vez en la Premier, mostró su faceta europea y borró del mapa al Real Madrid. Gerrard, Torres y Arbeloa, como no podía ser de otra manera, fueron titulares.

Gerrard y Torres, hiperactivos, protagonizaron todas las acciones ofensivas de su equipo. Jugadores determinantes como éstos dos son los que anhela la afición del Real Madrid.

El único que guardó las formas en los visitantes fue Íker Casillas -que se marchó llorando-. El guardameta de la selección volvió a demostrar que es el mejor del mundo y frenó el arreón inicial de los ‘reds’.

El Real Madrid parecía que se había posicionado, pero un error colectivo de Lass, Cannavaro y Pepe en un balón largo provocó el gol de Torres a pase de Kuyt.

Con 1-0, el Liverpool no estaba satisfecho. Siguió presionando y no dio respiro al Madrid. Casillas seguía evitando goles a diestro y siniestro hasta que el asistente regaló un penalti a los reds por supuesta mano de Heinze. Gerrard no perdonó.

Además del penalti, en el primer tanto pudo haber falta sobre Pepe, pero no deberían los merengues perderse en excusas arbitrales. Con el segundo, el Liverpool sí que se relajó. El Madrid avanzó unos metros, pero fue una licencia que se permitió Rafa Benítez para lanzar el contragolpe.

Sneijder fue el único que apareció, aunque a cuentagotas. De Higuaín, Raúl y Robben no hubo noticias hasta la segunda parte, si bien el holandés fue sustituido al descanso.

Sí pocas esperanzas había de remontada, Gerrard, tras jugada de Babel, se encargó de borrarlas del todo con el tercero. La segunda mitad fue un ejercicio de humillación para el Real Madrid que, con permiso del Liverpool, intentó mantener la cabeza alta. Dossena cerraría la goleada.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche