Histórico
11 marzo 2009Francisco Ortí

El Atleti se despide invicto

kun-oporto-atleti

El Atlético de Madrid se despide de la Champions League con el inutil honor de no haber perdido ningún partido. Pese a ser mejores en la primera mitad, los rojiblancos desparecieron tras el descanso y fueron arrollado por  un Oporto que no logró marcar de milagro, pero al que le valió empate sin goles para acceder a los cuartos de final de la Copa de Europa.

Habiendo aprendido la lección con los horrores defensivos del partido de ida, Abel Resino construyó un bloque firme para contener la explosividad del Oporto. Sorprendió la ausencia en el once titular de Diego Forlán, y la entrada de Sinama Pongolle para actuar como interior derecho, pero el galo se convirtió en un azote para el tembloroso Cissokho. Por esa zona llegaron los mejores ataques a la espera de que se pudiera conectar con el Kun Agüero, siempre muy tapado por los dos centrales.

El Oporto saltó al terreno de juego con una idea gemela a la de los rojiblancos y se centró en trabajar para desactivar la circulación del balón del Atlético de Madrid. El objetivo era robar el esférico y salir a la contra aprovechando la velocidad de su tridente ofensivo. Evidentemente, cuando se juntan dos equipos que piensan más en frenar al rival apenas se ve fútbol y eso es lo que sucedió en el primer tramo del encuentro. Dragones y colchoneros protagonizaron un inicio impreciso en el que el balón estuvo más tiempo parado que rodando. Fue casi imposible enlazar varios pases consecutivos y los cracks fueron apagados por los sistemas defensivos. Impecable,en este aspecto, el trabajo de Pablo Ibáñez sobre Hulk, al que frenó constantemente.

Del Kun tampoco hubieron noticias en la primera mitad, a excepción de una jugada individual que se inventó en la banda izquierda, pero corrió tan rápido que ni siquiera el resto de colchoneros pudieron acompañarle para aparecer en segunda línea. Sin embargo, la escapa del argentino marcó el inicio del despertar rojiblanco, que despidió la primera parte como el dominador del esférico, desenredando la zaga del Oporto y reclamando un claro penalti sobre Simao que el árbitro dejó escapar.

La segunda mitad y la entrada de Diego Forlán prometían culminar el mejor final del Atleti durante los primeros cuarenta y cinco minutos. No fue así. El Oporto arrancó con fuerza y visitó con asiduidad el área de un Leo Franco que está mostrando serias dificultades para blocar balones durante los últimos encuentros, aunque los lusos no supieron aprovechar las segundas oportunidades que les regaló el argentino. Los Dragones echaban humo y generaron ansiedad en la defensa rojiblanca, que, pese a todo, se mantuvo firme.

El Oporto no descendió el ritmo de asedio y Leo Franco tuvo que agigantarse para desviar a corner una centro envenenado de Raúl Meireles, y posterioremente un potente cabezazo del Cebolla Rodríguez. El tiempo pasaba y las ocasiones se producían sin descanso a favor del Oporto, mientras que el Atlético se limitó a mirar como cada minuto que pasaba le acercaba más a la postrera eliminación. Así, el Atlético de Madrid dijo adiós a la Champions. Se marcha invicto, pero se marcha.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche