Histórico
13 marzo 2009Ariel Judas

10 x 10

roman-maradona1

En el cuadrilátero virtual de las polémicas futboleras de Argentina el miércoles por la noche se han cruzado dos pesos pesados. En el rincón izquierdo, con la casi incontestable capacidad de golpeo que le otorga ser la mayor gloria futbolística del país y el actual seleccionador nacional, Diego Armando Maradona. En la esquina derecha, el jugador más determinante del campeonato local y de Sudamérica en las últimas dos temporadas, referente máximo durante el mismo período de “la Albiceleste”: Juan Román Riquelme.

El combate apenas ha durado un asalto, aunque para muchos aún no está claro quién ha sido el vencedor.

Román, poco afecto al roce mediático pero con algunos contactos incondicionales dentro del universo de la pantalla chica, citó en la tarde de ayer al periodista del telediario de Canal 13 Sergio Gendler, uno de sus mejores amigos dentro del mundo de las noticias. En conexión en directo desde su domicilio, a las ocho y pico de la tarde, Riquelme anunció a los cuatro vientos que –por segunda vez en su carrera- renunciaba a la selección de su país.

¿Cuál fue la intención real del dorsal 10 de Boca Juniors? ¿Lanzar un K.O. suicida en estos momentos contra “el Diez”? ¿Golpear por debajo de la cintura al “proyecto Maradona” al sembrar dudas sobre la consistencia moral de la actual gestión de la selección por eso de “no compartir los mismos códigos” con el entrenador?

En mi opinión, ni una cosa ni la otra. Creo que Riquelme lo que ha hecho con su segunda renuncia a la selección argentina es sentar las bases de una nueva dimensión de “divismo” a nivel personal. Una finta complicada la que intenta el jugador “xeneize”, ya que ha entablado una lucha de egos contra el divo máximo del fútbol latinoamericano. Y en ese cruce de guantazos J.R. tiene todas la de perder frente a un clásico en esto de las confrontaciones como es “el Pelusa”.

En el corazón de los vestuarios Riquelme es un personaje polémico, resistido. El centrocampista no admite términos medios: o se está con él o en su contra. Román no acepta otra cosa que no sea ser “el dueño” del equipo y que la generación de juego pase siempre por sus pies. En Boca esta situación es aceptada y hasta tolerada por los popes del club y por los jugadores del primer equipo. Pero en la selección la realidad dista mucho de ser la misma.

Si bien ninguno de los integrantes del equipo dos veces campeón del mundo ha hecho público su malestar con respecto a la inclusión de Riquelme en las primeras convocatorias de Diego Maradona al frente de “la Albiceleste” quienes han estado cerca del equipo comentan que los miembros más prominentes de la plantilla celebraron de manera bastante evidente –puertas para adentro- las ausencias de “el Torero” en los amistosos ante Escocia y Francia. El triunfo de Marsella ante los galos (con Sergio Agüero y Lionel Messi incluidos en el equipo) utilizando un sistema de juego sin enganche ha dado alas dentro de la selección a aquellos que opinan que J.R. es un elemento del cual se puede prescindir.

Pese a las diferencias entre Riquelme y el resto de los internacionales argentinos Maradona volvió a incluir al volante de Boca en la convocatoria para el próximo partido oficial ante Venezuela. El seleccionador incluso mantuvo su decisión cuando desde su entorno se asegura que Diego, preocupado por las flojas actuaciones de Román en el inicio del Clausura, intentó comunicarse –sin éxito- con el volante para interesarse por su estado. Según se ha filtrado desde el núcleo del cuerpo técnico de la AFA, el 10 de Boca se ha negado a atender las llamadas del seleccionador o de sus colaboradores.

Hace una semana Diego Maradona se presentó en el programa “Gol de Medianoche” de la cadena TyC Sports, donde reclamó de manera pública a Riquelme un cambio en su forma de juego, calificada como poco incisiva por el seleccionador, demasiado alejada de la velocidad, la efectividad y la posición en la cancha de jugadores como Agüero, Messi o Carlos Tévez, solo por mencionar a quienes en teoría son los dueños del “tridente titular” de ataque en Argentina.

Riquelme, conocedor del clima interno adverso que existe con respecto a su persona en la selección, y debidamente informado de que para seguir siendo titular y dueño del dorsal 10 (un elemento místico y definitorio en cualquier equipo entrenado por Diego Maradona) debería cambiar de una manera importante su actual forma de jugar, ha decidido apearse del tren con destino a Sudáfrica. Al mismo tiempo, Román se ubica a la sombra de las graderías del Monumental de Buenos Aires, aguardando el primer resultado importante de “el Diez” como seleccionador y las repercusiones que un marcador adverso ante un rival teóricamente débil podría acarrear en su gestión.

Con su segunda renuncia a la selección Riquelme ha obtenido ya algunas repercusiones favorables a su postura. Previsiblemente, muchos hinchas de Boca (quienes le idolatran por su papel preponderante en los últimos logros importantes del club argentino) ya se han puesto del lado del volante en este combate dialéctico y de egos.

Pero no todas son rosas para J.R.: Juan Sebastián Verón, otro de los nombres que pisan fuerte dentro de la selección argentina (esté convocado o no), ha salido a respaldar a Maradona, para quien reclamó fidelidad por parte de los internacionales de su país. La iniciativa del hoy volante de Estudiantes de La Plata ha tenido eco, ya que al menos una decena de los seleccionables argentinos que militan en el fútbol europeo se han comunicado con el seleccionador para manifestar su apoyo.

Más allá de su díscolo carácter, a Riquelme hay que reconocerle que ha sido de los pocos que ha dado la talla en Argentina durante la gestión de Alfio Basile como entrenador, y que su participación en el equipo Sub-23 ha sido vital para que “la Albiceleste” pudiera traerse de Beijing la medalla de oro. Hablando específicamente de las Eliminatorias para el Mundial de 2010, Román ha sido vital en algunas victorias (como ante Chile y Bolivia, ambas como locales en Buenos Aires).

Si bien es cierto que la selección argentina puede arreglarse perfectamente sin el volante de Boca actualmente, prescindir de un registro diferente como el que puede aportar Riquelme a una plantilla dentro de una Copa del Mundo me parecería una frivolidad. Tal vez el ex del Villarreal no tenga cabida como titular en un equipo donde jueguen las estrellas que destacan en Europa, pero no me cabe ninguna duda de que un futbolista de sus condiciones tiene que figurar en una lista de 23 efectivos.

Diego Maradona es conciente de esta situación y en el día de ayer ha dejado entreabierta la puerta para que Riquelme pueda revisar su decisión y regresar al redil celeste y blanco. La pregunta del millón, claro, reside en saber si “el Topo Gigio” es capaz de aceptar ser un actor de reparto y no el protagonista de la película de la selección de “el Diez”.

El veredicto final de esta contienda podría conocerse el 28 de Marzo, tras el partido ante Venezuela. Si una selección sin Riquelme gana y convence, poco podrá hacer Román para volver a representar a su país si no da marcha atrás de una manera pública y convincente con el anuncio de dimisión hecho público esta semana.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche