Histórico
12 febrero 2009Ariel Judas

Sudamericano Sub´20: Garra, jogo bonito y picardía

brasil-20

Tirando de los lugares comunes del fútbol, la garra es casi propiedad exclusiva de los uruguayos, el buen trato de la pelota se le atribuye al fútbol de Brasil, y a los argentinos… a los argentinos –como mínimo- se les supone una presencia al menos testimonial de estos dos ingredientes y, sobre todo, picardía, “viveza criolla” y poderío psicológico delante de sus rivales, especialmente en Sudamérica, su principal área de influencia.

Pero resulta que en esta oportunidad los lugares comunes no nos han servido para explicar el Torneo Sudamericano Sub-20 de selecciones que ha terminado el pasado fin de semana en Venezuela.

Pasó que Uruguay, el gran equipo de este certamen pese a no haberlo ganado, ha hecho uso no solo de su proverbial temple y de su juego rocoso, sino que también ha puesto en el escaparate mundial a una serie de jugadores que pueden terminar siendo figuras a nivel mundial en poco tiempo. El constante “milagro” del fútbol de Uruguay, un país que sigue siendo competitivo a nivel de selecciones pese a que cuenta con apenas cuatro millones de habitantes, se ha encarnado esta vez en los nombres de Nicolás Lodeiro (un impresionante volante de creación del Nacional de Montevideo, por quien –lógicamente- ya se han interesado algunos de los mejores clubes de Europa), el extremo del Benfica Jonathan Urretavizcaya, el ariete del Nacional Santiago García (algunos ven en él al equivalente uruguayo de Adriano), Tabaré Viudez, un volante cerebral, surgido del Defensor Sporting de Montevideo, y ahora jugador del AC Milan, y el delantero del Palermo Abel Hernández, uno de los máximos anotadores del campeonato. Mención aparte merece el entrenador Diego Aguirre, quien –además de elegir de una manera muy acertada a sus jugadores- los hizo rotar de una manera muy inteligente, lo que hizo que “la Celeste” no perdiera pistonada en ningún momento de la competición.

En el caso de Brasil, el equipo de Rogério Lourenço fue de menos a más y terminó ganando el Sudamericano. Antes del inicio de la competición dos futbolistas llegaban con el sello de figuras, Douglas Costa (volante del Grêmio de Porto Alegre) y el delantero Dentinho, una de las máximas figuras del Corinthians. Sin embargo, el que destacó en la “verdeamarelha” fue el delantero centro Walter, del Internacional de Porto Alegre. De tremenda potencia física y dueño de un enorme oportunismo y olfato goleador, el atacante ya está en la agenda del Manchester United. El fútbol “gaúcho” ha tenido una importante participación en este equipo campeón: otros dos jugadores del Inter, los volantes Sandro y Giuliano, que combinan creación y recuperación, están entre los más destacados de la escuadra brasileña.

La selección argentina, la vigente campeona del mundo en esta especialidad, mostró pocas figuras –solo una a nivel de proyecto de crack, como el delantero Eduardo Salvio, jugador del Lanús- y algunos destellos de jerarquía en Emiliano Insúa, defensa del Liverpool. La calidad de los jugadores que presentó “la albiceleste” en Venezuela no ha sido tan interesante como las que nos tenían acostumbrados los equipos entrenados por José Pekerman o Hugo Tocalli, es cierto. Pero la plantilla que fue a este Sudamericano no era un equipo menor, pese a las ausencias de futbolistas como Pablo Piatti, Javier Pastore o Franco Di Santo.

Apenas un partido ganado en todo el campeonato, último en el Hexagonal Final… un saldo negativo demasiado pesado para un equipo como el argentino, acostumbrado a ser el mejor del planeta en esta especialidad a lo largo de los últimos quince años. Si el seleccionador Sergio Batista había ilusionado por algunos detalles de buen estratega que había dejado entrever al mando del equipo olímpico argentino que ganó el oro en Beijing, este paso por el Sub-20 le ha dejado retratado como un técnico incapaz de cambiar la impronta de un equipo que comenzó con el pie izquierdo su paso por este clasificatorio. A falta de calidad o suerte, lo mínimo que se espera de un equipo nacional argentino es que lo deje todo sobre el terreno de juego. Esto no se vio… Tampoco estuvo presente la cuota de picardía y testosterona que en más de una oportunidad ha permitido a los argentinos sortear situaciones adversas. ¿Seguirá “el Checho” al frente de los equipos juveniles de la AFA tras este fracaso mayúsculo? Hacía casi un cuarto de siglo que Argentina quedaba fuera de un mundial para jugadores juveniles. Las opiniones de Diego Maradona, Carlos Bilardo, y –por supuesto- de Julio Grondona serán claves para saber cuál será el futuro laboral del ex volante central de –entre otros- Argentinos Juniors y River Plate.

Además de Uruguay y Brasil, los otros dos equipos sudamericanos que jugarán el Mundial en Egipto son Paraguay y Venezuela.

Los “guaraníes” han equiparado –al menos en este torneo sudamericano- el poderío que actualmente tiene a nivel de jugadores mayores el equipo entrenado por Gerardo Martino. El equipo del argentino Adrián CoriaRobin Ramírez, el delantero del Libertad de su país, ha sido el autor de algunos de los mejores goles del certamen. En la tarea de anotar Ramírez ha estado excelentemente bien acompañado por los atacantes Federico Santander, del Guaraní, y el volante ofensivo del Libertad Hernán Pérez. En una selección paraguaya que se precie de tal no puede faltar un defensor de calidad como Ronald Huth, un zaguero que apunta a ser un referente en esa posición del terreno de juego en el futuro. ha practicado un juego inteligente, mesurado, cuidadoso en defensa y con una potencia ofensiva difícilmente equiparable en estos momentos. En el sector de ataque es donde más ha destacado el combinado paraguayo, con algunos jugadores a seguir muy de cerca.

Dejo para el final a la sorpresa del campeonato, el equipo de Venezuela. La versión juvenil de “la Vinotinto” ha hecho historia al clasificar a su país por primera vez en su historia a un Mundial de fútbol. Es difícil tomar conciencia de lo que esto significa para la afición futbolera de Venezuela, un país donde los deportes más populares, de largo, son el béisbol y el baloncesto. El balompié venezolano es el que más está creciendo en Sudamérica en los últimos cinco años, y su liga tiene hoy un poderío económico que algunos países de la región ya envidian. Las figuras más destacadas del equipo entrenado por César Farías han sido el portero Rafael Romo (uno de los mejores en su posición en este torneo), del Llaneros de Guanare de su país. Tal vez la figura más importante de este equipo es el delantero centro del Las Palmas José Salomón Rondón, que ha estado bien abastecido desde el mediocampo por el volante del Cagliari Rafael Acosta. En la defensa hemos podido ver a un central de altísima calidad, como José Manuel “Sema” Velásquez, jugador del Deportivo Anzoátegui.

La llegada a un campeonato mundial para un equipo como el venezolano significa la confirmación de que algo está cambiando en el fútbol sudamericano, donde las diferencias –aunque sea un lugar común- verdaderamente se han acortado. La ausencia de Argentina también es una prueba palmaria de esa realidad. La clasificación de Paraguay es una demostración de que “la albirroja” no solo vive un buen momento pasajero a nivel de la selección absoluta, sino que desde abajo hay jugadores que vienen pidiendo minutos y protagonismo para mantener al fútbol guaraní luchando “de tú a tú” con las máximas potencias de la región. Uruguay tiene entre manos a una sobresaliente generación de jugadores que pueden conseguir cambiarle la cara en el futuro al fútbol del “paisito”. El compromiso de clubes, federación y representantes de estos fantásticos futbolistas está en encontrar un camino que no lleve a los “charrúas” a “morir de éxito” muy jóvenes, y que terminen calentando banquetas en algún club europeo o, peor, siendo “juguetes rotos”. Para Brasil no hay más que elogios. Es la mayor potencia sudamericana y, probablemente, mundial. Custodio de gran parte de la genética del fútbol bien jugado, de jugar por jugar, de saber ganar y disfrutar del triunfo con alegría… algo que parece sencillo, pero visto lo visto en los últimos años, no es algo tan fácil de conseguir.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche