Histórico
10 febrero 2009José Mendoza

Italia se queda sin racha y al desnudo

6864673

El impresionante invicto de 32 partidos consecutivos era la única excusa que le quedaba a Italia para no darse cuenta del declive progresivo que ha llevado a cabo desde su triunfo en el Mundial de Alemania. Tras la etapa de Donadoni, Lippi ha regresado con buenos números pero sin convencer y, lo que es peor, no acaba de acertar con el cambio generacional de un combinado que vive en el pasado.

Y es que el seleccionador da la alternativa a los más jóvenes pero los resultados no llegan. Rossi, que estuvo genial en la segunda mitad, fue el único, porque Montolivo, Pepe y Aquilani estuvieron desacertados. Y en la zaga no hay nadie capaz de tomar la alternativa. Prueba de ello es la titularidad de un fallón Legrottaglie, o de Zambrotta. Jugadores como Cannavaro, Camoranesi, Di Natale, Gattuso, Grosso o Toni siguen siendo incuestionables en la escuadra azzurra aún en el declive de su carrera y a temporada y media de defender la corona en Sudáfrica.

Italia tenía enfrente a un Brasil que tampoco vive su mejor momento. Dos selecciones con idéntico presente y pasado se medían en el Emirates de Londres. Dunga colocó también un equipo impropio del currículum de la ‘canarinha’. El veterano Gilberto Silva y el debutante Felipe Melo -quién se lo iba a decir al ex Almería y Racing- se situaron como anclas en el centro del campo para compensar la alineación de Ronaldinho, Robinho, Elano y Adriano en puestos ofensivos. El lateral zurdo lo ocupaba el defenestrado Marcelo y Maicon mandó al banquillo a Alves.

Brasil comenzó dubitativa. Italia manejaba el balón en los primeros instantes e incluso le anularon justamente un gol a Grosso por fuera de juego. Pero pronto conectaron Elano y Robinho con una bonita pared en el centro. La pareja del City aprovechó la debilidad defensiva de Italia, que dejó un hueco considerable para que Elano se plantara ante Buffon y le superara con facilidad.

La ‘canarinha’ cogió confianza y se hizo con el balón, proponiendo un ritmo pausado que hizo mucho daño a su rival. Al poco llegó el segundo, obra de Robinho. El del City le robó la cartera a un extrañamente despistado Pirlo en la orilla del área, mareó a Zambrotta con incontables bicicletas y cruzó el balón a Buffon. Golazo del brasileño.

A Italia le costó reaccionar hasta que en el descanso Lippi, descontento con lo que había visto, hizo cuatro cambios. Entraron Rossi, Toni, Perrotta y Camoranesi, que se perfilaban como titulares.

Herida en su orgullo, Italia elevó el ritmo del partido. Sobre todo Rossi, ansioso por hacerse un hueco de titular, reactivó a los suyos. El del Villarreal mandó un balón al lateral de la red nada más entrar y poco después dejó helado a Marcelo y casi provoca un penalti. Luca Toni tomó el guante y acompañó en la ofensiva a Rossi -esta dupla puede compenetrarse a la perfección-.

La entrada de Dani Alves hizo que Brasil diera un paso adelante y frenara momentáneamente el arreón de la azzurra en la reanudación. Así fue hasta que en los últimos diez minutos apareció Julio César para acabar con las últimas acometidas de la azurra. El del Inter hizo dos tremendas intervenciones. Primero, en un remate de Luca Toni a centro de Rossi cuando parecía ya batido. Después, voló para despejar una falta bien colocada de Grosso.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche