Histórico
24 febrero 2009José Mendoza

Mismo guión, idénticos problemas

forlan-hace-el-segundo-gol-ante-el-oporto-con-la-ayuda-de-helton

Javier Aguirre fue destituido en el Atlético de Madrid haciendo gala de un 4-2-4 que partía al equipo en dos, debilitaba el centro del campo y la defensa, y convertía los partidos en una ruleta rusa. El rival solía hacer daño con mucha facilidad, la misma con la que los del Calderón creaban peligro gracias a sus cuatro puñales arriba. Abel Resino, hasta ahora, no ha cambiado el libreto del mexicano.

El Atlético de Madrid puede dar gracias por haber mantenido la eliminatoria abierta (2-2). El Oporto fue mejor, pero perdonó hasta la extenuación. Los portugueses aprovecharon la fractura en el juego de los rojiblancos y tan sólo la actuación antagónica de los dos porteros mantiene con posibilidades a los locales.

El Oporto tuvo las ideas muy claras desde el principio. Había que alimentar a Lisandro López, por lo que ‘Cebolla’ Rodríguez y Hulk pronto se erigieron en protagonistas. Más aún cuando se dieron cuenta de la libertad con la que merodeaban el área. Pero dio primero el Atlético gracias a un servicio de Agüero que aprovechó Maxi pillando la espalda al joven Cissokho.

Jesualdo Ferreira tampoco puede presumir de fortaleza defensiva, pero su centro del campo ayudó, ganando muchas batallas por superioridad numérica. Todo lo contrario ocurría en la otra área. Los portugueses encaraban a Leo Franco a diestro y siniestro. Gracias a que el guardameta tuvo un gran día y a que Lisandro no exhibió la efectividad que acostumbra -aún así anotaría los dos goles-. A los portugueses le llegaron a anular un gol legal.

Empataría Lisandro en el enésimo despiste de la zaga rojiblanca y el Atlético, cuando parecía noqueado al filo del descanso, gozó de un regalo de Helton a disparo de Forlán que cambiaría el panorama de la segunda mitad. Abel cambió a Agüero en una decisión poco popular, pero acertada en el fondo en cuanto a su variante táctica. El argentino quizás no era el más adecuado para abandonar el campo, pero la decisión de colocar a Maxi ayudando a los mediocentros dio aire al Atlético.

Los rojiblancos pausaron el ritmo del partido y parecían tener controlados a unos portugueses afectados por el cansancio. Pero Lisandro volvería a aprovechar un despiste de Antonio López para empatar. La zaga de Abel hacía aguas especialmente por las bandas.

De las Cuevas entraría por Maxi y Abel volvió al 4-2-4. El Oporto no cayó en la trampa, resguardó el resultado e incluso pudo hacer el tercero en alguna acción aislada. Al final, el Atlético demostró que sigue sin despertar de la siesta que se tomó con motivo del año nuevo y amenaza con echar por tierra la que pintaba ser una temporada en la que quería volver a sentirse grande.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche