Análisis e historias del fútbol internacional contadas por los mejores especialistas.

Heráldica de Fútbol: Sur le pont d’Avignon

le_pont_davignon_depuis_lile_de_la_barthelasse

Al sureste de Francia, y no muy lejos de una de nuestras anteriores protagonistas, se alza, acurrucada en la orilla izquierda del Rodano, la ciudad de Avignon.

Pequeña, histórica y ventosa (como dice el proverbio: Avignon Ventosa, sin viento venenosa, con viento fastidiosa), fue centro de la cristiandad durante buena parte del siglo XIV, cuando los papas se trasladaron allí a partir del pontificado de Clemente V (El papa que disolvió la orden del Temple), un títere en manos del rey de Francia.

La ciudad y su zona de influencia, el llamado Comtat Venaissin, permanecieron de hecho en manos de la iglesia, como un enclave dentro del reino de Francia hasta la revolución.

El máximo representante del balompié local es actualmente el Avignon Football 84 (El 84 no indica el año de fundación en este caso, sino el numero del departamento), que bajo el nombre de Olympique Avignonais llego a disputar en una ocasión, la temporada 75-76, la primera división,  de catastrófico recuerdo.

Desde entonces, el recorrido del equipo fue casi siempre descendente. Espectacular el cuatrienio 1990-94, donde en cuatro temporadas baja cuatro divisiones, de segunda a sexta, división donde se encuentra en la actualidad, tras haber pasado hace unos años incluso por séptima división.  Al menos este año tiene serias opciones de ascenso a la CFA 2, ya que está situado en segunda posición de la tabla, a un punto del líder.

Sin embargo nuestro interés por el club, más que por su triste devenir histórico, viene del escudo que actualmente usa como emblema, el siguiente.

escudosavignon

Como podemos observar, el símbolo básico que se repite a lo largo del tiempo, es siempre el mismo, las tres llaves de oro, que como casi todos imagináis,  esta heredado directamente del blasón de la localidad.

130px-blason_ville_fr_avignon_vauclusesvg

Las llaves de Avignon a su vez están intrínsecamente unidas a su peculiar historia. Si, se trata de una simbología claramente relacionada con su pertenencia a la Santa Sede, a las llaves de San Pedro que aun actualmente son el emblema de la ciudad del Vaticano, y que proceden de esta cita del evangelio de San Mateo:

“Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos “.

El que sean tres y no dos las llaves, por un lado sirven para diferenciar la iconografía de Avignon y la vaticana, y por el otro, para conmemorar a los tres síndicos (o cónsules) que se encargaban de gobernar a la ciudad en nombre del papa.

Pero… en el nuevo escudo, aparece otro elemento, también emblemático de la ciudad de los Papas. Esa construcción que aparece en la parte superior del escudo, sobre las llaves, es el mundialmente conocido (de hecho es patrimonio de la humanidad) Puente de Avignon, que edificado en el siglo XII, media 900 metros. Desgraciadamente, destruido por las crecidas del Rodano, tan solo quedan 4 de los 22 arcos que formaban el puente. Al menos, la que si continua existiendo  es la capilla de Saint Benezet, que construida sobre el puente, también se entreve en el escudo.

El puente a su vez ha sido popularizado por una canción, Sur le Pont D´Avignon, que es con la que nos despedimos.

Todos los artículos de Heráldica de Fútbol:

Comentarios (3)

Comentarios

Jose David López | 28.02.2009 a las 11:56
1

Gran post Martin. Las llaves de Avgnon las he visto en alguna película de época, pero no recuerdo en cual.

Anfield | 28.02.2009 a las 13:05
2

Esta localidad tiene pinta de ser tranquila para veranear, y ver el futbol aunque sea de Sexta DIvision.

Muy buen post Martin.

Gontxo | 01.03.2009 a las 14:02
3

Pues si, una ciudad con mucha historia, pequeñita y con encanto.

Lo del equipo de fútbol ya es otra cosa, porque estar en sexta división es duro.

Deja un comentario

Un desarrollo de Pedro Puig