Histórico
14 febrero 2009José Mendoza

Eto’o también juega

samuel-etoo-celebra-su-gol-ante-el-betis

Mucho se habla, y con razón, del Barça de Messi. El argentino está en un estado de forma brutal y contagia a todos sus compañeros. Pero son muchos los buenos secundarios que tiene alrededor y por encima de ellos brilla un camerunés que suma la demoledora cifra de 23 goles en 22 partidos y que exige más protagonismo.

Samuel Eto’o celebró su segundo gol ante el Betis cual poseso. El punta fue directo a por Guardiola y de sus labios se podía intuir un “¡Te lo he dicho, te lo he dicho!”, ejemplo de la confianza y la buena relación que parece existir entre uno y otro.

Todo parecía diferente a principios de temporada. Por entonces, Samuel Eto’o estaba en el punto de mira de la afición y Guardiola le puso en el mercado. Pero no se encontró comprador y Pep tuvo la difícil labor de domarle.

Este año Eto’o es otro. Las declaraciones altisonantes y fuera de lugar brillan por su ausencia y ya hasta ni se lesiona. Además, el camerunés no ha perdido el carácter y la ambición que tanto le caracterizan y eso lo nota el Barcelona en partidos como el de este sábado.

Porque tuvo el Barça un partido muy complicado en el Ruiz de Lopera. De esos en los que es necesario ponerse el mono de trabajo, sacar los tres puntos y dejar la brillantez para otro día. Melli y Mark González pusieron al Barça dos goles abajo por primera vez en lo que va de campaña. El Betis maniató al conjunto culé y le tuvo contra las cuerdas, pero Eto’o recortó distancias al filo del descanso al aprovechar el rechace de un penalti errado por él mismo.

Guardiola activó la solución de emergencia al dar entrada a Messi. Su presencia cambió la cara del Barça y provocó que el Betis se escondiera en su área. Chaparro dejó sueltos a Oliveira y Sergio García para buscar la sentencia. El brasileño la tuvo en sus botas pero falló en un mano a mano con Valdés.

Cuando parecía más atascado el Barça ante el muro que había instalado el Betis apareció Eto’o, que demostró que también sabe jugar de espaldas a portería. El camerunés se dio la vuelta en el borde del área y cruzó el balón ante un omnipresente Ricardo.

Fue cuando el camerunés se sintió poseído y saltó a los brazos de Guardiola, ese entrenador que le ha cambiado la cara. Pep es el culpable de su transformación. Pep sabe como manejar al león indomable.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche