Histórico
28 enero 2009Francisco Ortí

Tipos Duros: El ogro de Vejle

gravesenevertonAl sur de Dinamarca, junto al fiordo de Vejle, se extiende con idéntico nombre un idílico pueblo famoso por sus paisajes y las colinas boscosas que le atraviesan. De tradición pesquera y corazón industrial, su principal orgullo, sin embargo, es haber dado a luz a Allan Simonsen, considerado como uno de los mejores extremos del mundo en los años 70 y ganador del Balón de Oro en 1977. Después de triunfar con el Barcelona y jugar en Alemania e Inglaterra, Simonsen regresó a Vejle para retirarse en el equipo local, el Vejle BK.

Un año antes de que Simonsen recibiera su Balón de Oro, el 11 de marzo de 1976, rodeado de la bucólica realidad de Vejle, nació un tormentoso niño que también dedicaría sus esfuerzos a convertirse en futbolista profesional. Su nombre, Thomas Gravesen. Tommy para quien no le tuviera miedo. Thomas Gravesen pese a sus limitadas condiciones consiguió hacerse un hueco en el mundo del fútbol. Todo parecía indicar que imitaría a Simonsen y se retiraría en el Vejle BK, club en el que debutó, pero el pasado martes, con apenas 32 años, anunció por sorpresa que colgaba las botas.

“He pasado 12 fantásticos años en el extranjero y he jugado en cuatro países distintos y eso me ha dado experiencias increíbles por las que estoy muy agradecido. Si pudiera repetiría todo otra vez, pero cumplo 33 años en marzo y lo correcto es parar antes de que la edad y la salud me obliguen a ello”, explicó Gravesen a través de un frío comunicado, envuelto por el incógnita de cual sería el motivo real de su retirada.

Calificar a Gravesen con una sola palabra es una tarea complicada. Fabio Capello lo describió como “peculiar” cuando coincidieron en el Real Madrid, pero el danés es algo más que un tipo peculiar. Con un carácter incontrolable,  una personalidad histriónica y un particular sentido del humor, Gravesen es ante todo un hombre que disfruta cuando está sobre un terreno de juego, aunque no puedan decir lo mismo quienes se enfrentan a él, y, quizá, ni siquiera sus compañeros. En el Real Madrid mas de un jugador celebró la venta del danés.

Pese a no estar exento de técnica, como demostró tras su exitoso paso por el Hamburgo -fue nombrado mejor jugador extranjero de la Bundesliga- y el Everton, Gravesen pasará a la historia por ser el inventor de la Gravesinha, ese regate en el que “rotula, menisco y ligamento cruzado están al servicio del espectáculo” y por haber `firmado´ las tibias de media Europa. Especialidad que desarrolló dentro y fuera del verde, puesto que tampoco era ningún angelito se quitaba los tacos. De hecho, su realidad podría ser incluso más tormentosa lejos de los estadios, como demuestra su relación sentimental, calificada como “tempestuosa” por la prensa danesa, con una ex modelo/actriz porno.

Para completar la condición de tipo duro que ya deja bastante clara su imponente físico y su yerma cabellera, Gravesen siempre se negó a consumir medicamentos. Circunstancia que le provocó más de un problema durante su carrera deportiva y que le mantuvo en el dique seco más tiempo del necesario. Pese a las insistencias de los servicios médicos de los clubes por los que ha pasado, el danés nunca cedió ante la medicina moderna y aún hoy confía todas sus recuperaciones a la naturaleza.

Tras doce años como profesional, Gravesen dice adiós a una carrera fracturada por su estancia al Real Madrid. Antes de llegar a la casa blanca vivió su mejor época con las camisetas del Hamburgo, Everton y la selección danesa. En el Bernabéu no rindió y todo cambió a partir de ese momento. Comenzó a caer en picado, abandonó la selección y no consiguió reencontrarse con su mejor versión ni en el Celtic de Glasgow ni con su  regreso al Everton, donde fue humillado al ser obligado a jugar con el equipo reserva. El Ogro cuelga las botas. No se sabe que hará a partir de ahora, aunque en el Vejle confían en que rectifique y se retire vistiendo los colores de su pueblo.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche