Análisis e historias del fútbol internacional contadas por los mejores especialistas.

Orgasmos en el Maksimir

dino-drpicLos libros son el punto de partida en toda transmisión de ideas o conocimientos. Siempre que ha existido un proceso revolucionario, independentista o en búsqueda de los derechos humanos, el papel de los libros ha sido determinante. Los que estaban en el poder intentaban eliminarlos por atentar contra la seguridad del estado y los que deseaban un cambio de piezas estamentales o una reforma liberal, los utilizaban como aquella histórica amenaza que podía derrumbar a cualquier gigante político.

Un reflejo perfecto está en Croacia, donde los libros fueron el detonante principal del renacimiento nacional. Años antes, las ideas allí expuestas y las que movilizaron al pueblo, fueron expandidas y desarrolladas por Maksimilijan Vrhovac, el obispo de Zagreb. No descansó eternamente hasta ver las puertas de la biblioteca abiertas a todo público e incluso llevó dichas peticiones al Parlamente con la única excusa de difundir el acceso a los libros entre el público croata. Ahora, dos siglos después de su muerte, Maksimir (cuyo nombre fue adoptado para denominar al estadio de fútbol de la ciudad), asombrado desde los cielos, ve como uno de sus queridos libros ha vuelve a ser causa de revolución…hormonal.

Y es que fue allí, sobre el mismísimo césped del estadio Maksimir, donde Dino Drpic y Nives Celsius tuvieorn su momento de éxtasis. El primero es un potente central del Dinamo de Zagreb y la segunda es una modelo de la revista Playboy con ganas de soltar sus intimidades como toda hija de la telebasura mediática que desgraciadamente azota al mundo. Una pareja que en suelo balcánico es conocida como los “Beckham croatas”. Ella, ni corta ni perezosa, confesó en un libro recientemente editado, que mantuvo relaciones sexuales con su marido sobre el terreno de juego del legendario estadio de Zagreb.

Nives afirmó que ambos “jugaron un partido especial” y que convencieron a un operario del club para que dejara encendidos los focos. Todo para que su acompañante pudiera “cumplir el sueño de hacer el amor en el campo de fútbol”. Una pasión oculta de un jugador tan conflictivo como singular, ya que fue apartado recientemente del equipo por no poder poner fin a su adicción al juego después de ocasionarle cuantiosas deudas. Muchas de ellas, por cierto, saldadas por el propio club, que según algunos rumores, pagó 1 millón de euros a las mafias que perseguían a su zaguero. Drpic sabe lo que es estar en el punto de mira ya que lo padeció cuando mostró el trasero a los hinchas del Hajduk, que habían coreado una canción (con tintes eróticos) dedicada su querida mujer. Eso le costó su traspaso al Besiktas, que no quiso llevarse a Estambul a semejante personaje, que poco antes, por cierto, había sido arrestado tras entrar en una gresca con las fuerzas del orden.

Su mujer le entiende perfectamente porque siempre siguió sus mismos impulsos. La modelo reveló hace unos años que cuando tenía 16 años fue violada por un jugador del propio Dinamo de Zagreb, que la golpeó. Un golpe moral que decidió eliminar con este ‘The Naked truth’ (La verdad desnuda), el libro donde desvela sus intimidades y salidas de tono erotico-festivas. No pocas, por cierto.

La pareja, que incluso entró en el caso de secuestro de Madeleine McCann (ya que su hijo Leone fue confundido con la niña inglesa el pasado mes de agosto), amenaza con seguir provocando rumbo a Londres, donde los tabloides amarillistas animan estos días al Tottenham (interesados en el zaguero) con la ilusión de ver en las islas al matrimonio más explosivo. Si Maksimilijan Vrhovac levantara la cabeza…

Comentarios (3)

Comentarios

Tomy | 26.01.2009 a las 18:30
1

Estupendo post. Felicidades. Yo he visto a la tía y no me extraña que la apañara en el campo. Como dice, es un sueño de los gordso y que merece la pena poder disfrutar

Armando | 26.01.2009 a las 21:03
2

Joer, comos e lo montan algunos. La verdad es que no es solo su sueño, también uno de los míos. Y más con su mujer, desde luego.

Francisco Ortí | 27.01.2009 a las 1:02
3

Por lo visto el tio no da muy buen ejemplo fuera de los terrenos de juego. Si dentro del rectángulo de juego eso ya es privado.
La historia muy buena. Desde luego de lo que no te enteres tú…

Deja un comentario

Un desarrollo de Pedro Puig