Histórico
6 enero 2009Francisco Ortí

La noche del Macanudo

Polémica, locura, remontadas, humillaciones y goles. Sobre todo goles. Los duelos entre el Atlético de Madrid y el Barcelona -como el que se vivirá está noche en el Vicente Calderón- garantizan espectáculo en estado puro y emoción a raudales. En el imaginario colectivo permanecen imborrables el cabezazo de Milinko Pantic en la final de Copa del Rey del 96, la elástica de Ronaldo en la Supercopa, las salidas de tono de Hristo Stoichkov o los oportunos goles de Fernando Torres.

En el Real Club de Polo de Barcelona, un miembro de esta asociación recuerda con especial cariño un encuentro entre azulgranas y colchoneros. Este argentino afincado en Barcelona, nunca olvidará la noche del Macanudo, la noche en la que el Camp Nou coreó su nombre. La noche de Juan Antonio Pizzi.

Para los más desmemoriados o demasiado jóvenes para recordarle, Pizzi fue un delantero argentino que paseó su olfato goleador por la Liga Española vistiendo las camisetas del Tenerife, Valencia, Barcelona y Villarreal. Sus mayores éxitos los vivió en el Heliodoro Rodríguez, donde anotó 31 goles y ganó la Bota de Oro en 1996. Ese logro le valió el fichaje por el Barcelona, que buscaba reencontrarse con el título de Liga después de varias temporadas sin catarlo.

Cómo le ha sucedido a otros muchos goleadores -Kodro, Sonny Anderson o actualmente Henry- Pizzi no consiguió rendir a la altura de las expectativas que sus registros habían levantado en el Camp Nou. En dos años como azulgrana apenas logró superar la decena de goles. Pese a todo, entre en la afición culé es recordado con cariño como Macanudo Pizzi.

El origen del sobrenombre data del 12 de marzo de 1997. El Barcelona recibía la visita del Atlético de Madrid en el partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey y los rojiblancos se pusieron muy pronto por delante en el marcador gracias a tres goles de la letal diestra de Milinko Pantic. El Barcelona dio muestras de reacción a través del portento de la naturaleza que era por aquella época un jovencísimo Ronaldo, pero de nuevo volvió a aparecer Pantic para aprovechar un garrafal error del siempre discutido Vitor Baia y anotar el 2-4, un marcador que parecía enterrar las esperanzas azulgrana.

Bobby Robson, entrenador de aquel Barcelona, no encontraba solución a lo que estaba viendo y decidió desempolvar a los olvidados Hristo Stoichkov y Juan Antonio Pizzi como último recurso. Con los cambios ofensivos, los azulgrana se volcaron contra la portería de Molina. Llegó el golazo de Luis Figo y el tercero de la noche en la cuenta particular de Ronaldo.

4-4 en el marcador, pero todavía hacía falta un gol más para que el Barcelona obrara el milagro de la remontada. Las estrellas habían hecho su trabajo y era el momento de atacar con el corazón. Los balones colgados al área por el guante de De la Peña se convirtieron en el único argumento azulgrana. La todavía poblada cabeza de Abelardo logró rematar uno directo a la escuadra, pero Molina realizó una gran parada y con ella lograba meter al Atlético de Madrid en semifinales. Sin embargo, la jugada no acabó ahí. Pizzi apareció de la nada para recoger el rechace, mandarlo a la red y desatar la locura en el Camp Nou.

“Pizzi sos macanudo, Pizzi sos macanudo”, repitió una y otra vez el periodista catalán Joaquim María Puyal catando el gol durante la retransmisión del encuentro. El olvidado Pizzi había logrado clasificar al Barcelona para la siguiente ronda de una Copa del Rey que los azulgrana acabaron ganando, y en cuya final, curiosamente, Pizzi volvió a marcar un gol decisivo. Desde esa noche del 12 de marzo de 1997, este socio del Real Club de Polo de Barcelona responde al cariñoso apelativo de Macanudo, aunque ahora los goles los marque con el mazo y montado a caballo.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche