Histórico
5 enero 2009Francisco Ortí

El penúltimo samurái

No hace mucho que José David López repasaba para El Enganche las trayectorias de dos de los futbolistas asiáticos de mayor alcurnia en el fútbol europeo: el japonés Shunsuke Nakamura y el surcoreano Park Ji-Sung. Estos dos grandes jugadores evocan al encanto de las leyendas de los míticos samuráis.

Desde el pasado 3 de enero, ha llegado al viejo continente un nuevo samurái. Alejado de destinos de renombre como Manchester United o Celtic de Glasgow, Ibusuki Hiroshi ha elegido un camino más humilde. Su aventura europea comienza en el Girona. A sus 17 años, Hiroshi ha firmado su primer contrato europeo con el conjunto catalán de la Liga Adelante por cuatro temporadas.

Cómo suele suceder con un jugador de su procedencia se le ha colgado el cartel de fichaje mediático, pero desde el Girona se han apresurado a dejar claro que su llegada se debe exclusivamente a motivos deportivos. “Es una apuesta de futuro, aunque no lo fichamos para hacer negocio. Su concurso en el club será provechoso”, declaró Javi Salamaro, director deportivo de la entidad catalana.

Hiroshi estuvo diez días a prueba con el Girona y tras demostrar su valía los técnicos del club recomendaron su fichaje. Hábil con el balón en los pies y potente en el juego aéreo -como así evidencian sus 197 centímetros de alzada- este delantero nipón espera hacerse un hueco en fútbol europeo desde abajo y se atreve a compararse con el sevillista Kanouté. El Girona sólo es un primer paso para Hiroshi y así lo dejó claro cuando se cerró su fichaje: “He cumplido mi primer sueño”.

El primer samurái

Hiroshi sigue los pasos de otros jugadores japoneses que se han paseado por el fútbol español como mayor o menor suerte. Yasunaga (Lleida) y Kenji Fukuda (Castellón, Numancia y UD Las Palmas) tuvieron que conformarse con ver las estrellas desde la categoría de plata. Otros como Okubo (Mallorca), Nishizawa (Espanyol) y el carismático Shoji Jo (Valladolid) dejaron su sello en Primera.

Muchos recuerdan a Jo como el primer futbolista japonés que jugó en el fútbol español. El dato no es rigurosamente exacto. Sí fue el primero en tener minutos, pero 1996 el CD Logroñés fichó al centrocampista Nobuyuki Zaizen, aunque éste nunca llegó a debutar en Primera División.

Zaizen llegó a Las Gaunas, según dicen, procedente de las categorías inferiores de la Lazio, en la misma temporada que Rubén Sosa. Sin embargo, el japonés se quedó sin pisar un terreno de juego. Los primeros meses se los pasó lesionado, durante su estancia en La Rioja sólo habló italiano y Miguel Ángel Lotina le dejó sin ficha. Para colmo de males, el Logroñés acabó perdiendo la categoría a final de temporada y jamás volvió a Primera División.

Zaizen regresó a su país, previo paso por la liga croata, y actualmente milita en el Montedio Yamagata, de la J. League Division 2 (segunda división japonesa). La historia de Zaizen poco tiene que ver con la de los grandes samuráis. Habría que ambientarla mejor entre los restaurantes chinos con menú por cinco euros y abiertos 24 horas (espero que esto no suene racista), pero en las gradas todavía se corea su nombre.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche