Histórico
18 enero 2009Francisco Ortí

Desde el gol norte

El 4 de junio de 2001 el Sevilla logró una victoria ante el Tenerife en el Ramón Sánchez Pizjuan que le valió para sellar el ansiado billete de regreso a Primera División. El gol del uruguayo Podestá desató la euforia en el estadio sevillista. El Sevilla había vuelto a Primera y, aunque todavía no lo sabía, también había puesto la primera piedra de la etapa más gloriosa de la historia del club hispalense.

En el gol norte, detrás de la portería que defendía Notario, Javi celebra el ascenso con sus amigos. Es un chaval tranquilo, pero de corazón completamente sevillista y no puede reprimir su alegría. “Allí estaré yo algún día”, piensa para sí mismo. Su sueño es llegar a defender la portería del Sevilla en Primera División dentro de unos años, y se ha prometido trabajar sin descanso para conseguirlo. Por el momento ya ha logrado hacerse un sitio dentro de la cantera sevillista, donde convive con otros jóvenes prometedores como Sergio, Jesús o Diego. Parece que el club le da importancia a los canteranos y eso anima a los más jóvenes a continuar trabajando.

Ocho años después y tras poner en el intento sangre, sudor y lágrimas -llegó a llorar cuando fue cedido al San José-, Javi Varas ha visto cumplido el que siempre ha sido su sueño. Era el portero titular del Sevilla en Primera División, en el Ramón Sánchez Pizjuan, y en la portería del gol norte, la misma tras la que se había sentado cuando era niño y acudía al campo para disfrutar con su equipo y soñar con protagonizar grandes gestar

Aprovechando la ausencia por sanción de Andrés Palop, Manolo Jiménez le concedió la titularidad ayer sábado ante el Numancia, y Javi no decepcionó. “Al principio tenía los típicos nervios pero luego empecé a estar más tranquilo. Me he encontrado cómodo desde que empezó el partido. Ha sido el debut soñado con una victoria y la portería a cero”, explicó Javi Varas a la conclusión de un encuentro en el que fue el gran protagonista gracias a varias intervenciones con las que salvó a su equipo.

En la retina queda su vuelo para sacar de la escuadra un tiro libre lanzado con potencia y colocación por Barkero. “No tenía mucha visibilidad pero salió todo bien y eso me dio confianza para el resto del encuentro”, recuerda el portero. Apareció salvador para su equipo en otras ocasiones y, aunque los laureles se los llevaron Renato y su gol, Javi Varas fue quien mantuvo con vida al Sevilla durante el partido.

Pero a pesar de la victoria, del debut, o de mantener la portería a cero, lo más emocionante para Javi fue “cuando llegué a Gol Norte, desde donde veía al Sevilla tantas veces”. Cuando el árbitro señaló al final del partido y la adrenalina descendió, Javi permitió a su mirada escalar por la grada hasta donde solía sentarse. La butaca estaba vacía, su actual dueño ya se había marchado, pero tal vez ahora pertenezca a otro niño con grandes sueños.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche