Histórico
11 diciembre 2008Francisco Ortí

Fuera de foco

Los jugadores del Real Madrid saltan al césped del Santiago Bernabéu para vivir una nueva noche europea. El rival será el Zenit de San Petersburgo, que ya forma en el centro del campo mientras las cámaras realizan un primer plano a los rostros de los jugadores. Comienza a sonar la música de la Champions League…

Click. Edwin ha apagado la televisión. Partidos como el de este miércoles no le traen buenos recuerdos. En realidad sí son buenos, corresponden a un tiempo mejor, en el que todo era más fácil, pero en estos momentos delicados no le apetece pensar en ellos.

El dueño del mando a distancia, quien ha abortado la emisión del encuentro en su televisor, es Edwin Congo. Éste delantero colombiano ha vivido altos y bajos durante su carrera. Ha tenido el privilegio de vestir la camiseta del Real Madrid en las temporadas de las dos últimas Copas de Europa del club blanco, ha peleado en Segunda División con el Levante y el Sporting de Gijón, y la pasada temporada tuvo oportunidad de volver a Primera gracias al Recreativo de Huelva.

Este verano, Congo tocó fondo. Ningún equipo quiso hacerse con sus servicios y se quedó en el paro. A sus 31 años no dejó el fútbol, sino que el fútbol le había dejado a él. Pero el colombiano actuó como acostumbraba a hacer sobre los terrenos de juego y no se rindió. Se puso como objetivo encontrar equipo en el mercado invernal y para ello trabajó en el gimnasio y participó en los entrenamientos de la selección de la Universidad de Valencia.

Pese a todo, Congo no estaba satisfecho. Tenía mono de fútbol. Le faltaba poder disputar partidos los fines de semana. Para satisfacer su necesidad dominical no se le cayeron los anillos al calzarse las botas en las catacacumbas del fútbol y fichó por el Olímpic de Xátiva, del grupo 3 de la Regional Preferente de la Comunidad Valenciana.

El pasado fin de semana, Congo debutó con su nuevo equipo. Sobre césped artificial y una grada vacía, el delantero colombiano demostró que no ha perdido la forma. Adelantó al Olímpic a los 11 minutos con un poderoso cabezazo y volvió a marcar a los 35 al superar al portero rival en un cara a cara. El Olímpic acabó ganando por 4-1 al Alginet y se mantiene al frente de la clasificación de su grupo con Congo como gran estrella.

Edwin intentará ayudar a su nuevo equipo en todo lo que pueda, pero no puede dejar de pensar en su regreso al fútbol de primer nivel. Tiene claro que como regalo de Navidad quiere una oferta de un club de Primera o Segunda. Su realidad, de momento, es el Olímpic, el césped artificial y los campos de los distintos pueblos de la Comunidad Valenciana, aunque Edwin sueña con poder volver a encender la televisión cuando haya partidos de Champions League.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche