Histórico
30 octubre 2008Jose David López

Derrocando la ‘tranquilidad’ de Kalmar

En la Europa futbolística de primer nivel, la que cada día reclama los titulares de medio planeta y representa el principal filón del deporte de masas por antonomasia, la temporada prácticamente está empezando. Se habla de las primeras decepciones y de los inesperados animadores en cada torneo, pero en otros puntos del continente los campeonatos están rozando su final y, en algunos casos, también con grandes sorpresas. Un perfecto ejemplo es el del Kalmar FF, que está a sólo dos jornadas de convertirse en campeón del Allsvenskan 2008 y estrenar título liguero.

Concentrada en el sureste de Suecia y rodeada de industrias y centros universitarios que la llenan de vida pese a sus poco más de 35.000 habitantes, Kalmar es el prototipo ideal de ciudad donde perderse en tiempos de inquietud. Con el Mar Báltico y sus aguas serenas de fondo, el fútbol ha querido derrocar tan inquebrantable tranquilidad a base de goles, los mismos que pueden desencadenar la mayor locura de la historia de la ciudad en apenas diez días, cuando el Kalmar FF levante el que será su primer título liguero.

Pese a estar cercano a cumplir su centenario, el Kalmar es un club modesto que ha pasado más de tres décadas en las divisiones inferiores del fútbol sueco. Sin ir más lejos, hace sólo cinco años que está de vuelta entre los grandes del país. Esa irregularidad deportiva le valió para renovar positivamente la estructura directiva y paliar de una vez la crisis económica que venía arrastrando. Esos avances extradeportivos unidos a la venta de varios de sus mejores jugadores al extranjero, generó la posibilidad de crear un nuevo proyecto en torno a unas bases que vienen funcionando en los últimos años y que tendrán la mejor recompensa en breve.

Tras acercarse año tras año a la zona noble y entrando en competiciones europeas (Sólo los tres primeros y el ganador de Copa se clasifican), el pasado año rozaron el ‘doblete’ al conseguir la Copa (tercera de su historia) y ser sub-campeones. Esa progresión en apenas unos años reflejaba las evidentes mejoras que había sabido explotar el técnico, Nanne Bergstrand, un hombre de la ‘casa’, ex jugador y que pasa su segunda etapa en el club.

La regularidad ha sido su mejor aliado en una temporada muy larga (empezó en marzo) que sólo tuvo un ‘punto negro’ en la eliminación de UEFA a cargo del Feyenoord. En el Allsvenskan 2008, su andar ha sido firme aunque siempre ha estado perseguido de cerca por equipos de mayor nombre como Elfsborg, Goteborg o Helsingborgs, de los cuales sólo el primero (actual campeón), puede evitar el final feliz que todos tienen previsto en el antediluviano Fredriksskans. Allí, en un campo con casi un siglo de historia que no ha vivido remodelaciones importantes y que dejará su lugar al moderno Nya Kalmar Arena en apenas dos años, se vivió un paso clave este miércoles. El Kalmar logró remontar al Gefle (3-1) y sellar una nueva victoria que le deja tres puntos por delante del segundo clasificado a falta de sólo dos jornadas.

La plantilla de Nanne Bergstrand reúne a jóvenes prometedores con jugadores experimentados en el fútbol escandinavo. Curiosamente, sus extranjeros, que han sustentado con sus traspasos la remodelación estructural del club, no son ni mucho menos las estrellas en esta campaña sino que están pasando desapercibidos. Sólo el francés Sorin es titular. Y es que el nivel de los jugadores nacionales está siendo la gran baza. El veterano Wasta es fijo en la portería, con dos laterales de proyección y dos centrales experimentados que completan la línea de cuatro. La fuerza está en mediocampo, donde el mejor jugador está siendo Ingelsten, que suma 16 goles y tiene una historia singular. Viktor Elm pone la calidad y Rydström la sabiduría destructiva. Rasmus Elm es el mediapunta creativo con gol y, por delante, más como punto de referencia que como hombre gol, está Stephan Larsson o el joven nigeriano Dauda.

Estos ‘mimbres’ pueden cerrar a lo grande un proyecto cautivador el próximo 10 de noviembre, última jornada de un Allsvenskan que dejará, además de los históricos goles del mítico Henrik Larsson (lleva trece hasta la fecha y es tercero en la tabla de goleadores), una fiesta sin igual en la perdurable tranquilidad de la coqueta Kalmar.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche