Histórico
26 agosto 2008Jose David López

Moscú ya no quiere ‘samba’

El campeonato ruso sufrió una transformación global en 1992, con una reestructuración comparsa a disolución de la extinta Unión Soviética. Los equipos más poderosos pronto decidieron expandir sus redes en lo que a materia de fichajes se refiere y el mercado sudamericano, en especial el brasileño, fue un hervidero ideal para los recién estrenados petrodólares rusos. A la Premier del frío y las temperaturas extremas llegaron muchos jóvenes con ganas de hacerse un nombre en Europa y poder seguir progresando, siendo el CSKA de Moscú el arquetipo más destacado.

Pese a que el gran dominador en los años iniciales de la recién creada competición fue el Spartak de Moscú (que también se animó en el citado mercado), a sus espaldas fueron progresando varios equipos que hoy en día, han terminado con la dictadura del Narodnaya Comanda (equipo popular). Esas intenciones se reflejaron a lo grande en 2005, cuando el CSKA sorprendió a todo el continente con un ‘Maracanazo lisboeta’ ante el Sporting luso, al que derrotó en su estadio en una final para la historia de la Copa de la UEFA.

Esa ya legendaria plantilla que sumó tres campeonatos rusos en cuatro campañas, estaba dirigida por Valeri Gazzaev, actual técnico, así como gran parte de la columna vertebral que aún hoy asoma por el Luzhniki. Akinfeev, Ignashevich, los hermanos Berezutski, Zhirkov pero, sobre todo, Daniel Carvalho y Vágner Love. Los dos brasileños, pioneros en lo que respecta al éxito de los jugadores brasileños en un fútbol diametralmente opuesto a sus características, manifestaban un cambio en el guión patrio de un país históricamente ligado a sus sentimientos nacionalistas.

A las dos grandes estrellas del equipo pronto se le unieron compatriotas como Dudu Cearense o el jovencísimo Jo (en menor medida también Ramón y Ricardo), que evidenciaban una apuesta en firme por el mercado brasileño. Jugadores por madurar pero con gran proyección que, cegados por sus ansias de llegar a Europa, son un blanco fácil. La mala situación económica de los clubes brasileños también acompaña a este tipo de transferencias.

Sin embargo, la fuerza de la Premier Rusa en comparación con las grandes ligas europeas aún es menor, con lo que los brasileños siempre han tenido un ojo puesto en una posible salida. Todos se sabían héroes e inamovibles en el esquema del Koni, por lo que ante los rumores, no dudaban en dejarse querer e intentar cambiar de aires. El CSKA se mantuvo fiel, rocoso en su filosofía pero el último campeonato levantado por el Zenit (con mayoría de jugadores nacionales) y el mal arranque de la nueva campaña (actualmente es quinto a diez puntos del sorprendente líder, el Rubin Kazan), han creado una enorme inestabilidad a la que el presidente Evgeny Giner ha respondido con mucho carácter.

Sorprendiendo y asumiendo riesgos con un cambio de ciclo sobre el telón, no le ha temblado la mano para abrir las puertas de salida a Jo, Daniel Carvalho y Dudu, siendo Vágner Love el único brasileño de categoría en mantenerse en sus planes de futuro (pese al fuerte rumor sobre su regreso a Brasil). En apenas quince días de margen y con el campeonato ruso en juego en su ecuador, el CSKA mandó a Jo al Manchester City, a Dudu al Olympiacos y a Carvalho al millonario proyecto del Internacional de Porto Alegre (aunque cedido hasta diciembre y tras renovarle).

Ahora, tras sacar 30 millones de euros con estas tres operaciones, el que fuera primer campeón ruso en Europa abre un paréntesis. La idea es terminar de la mejor forma posible esta temporada y empezar un nuevo proyecto ya sin Gazzaev de cara a la próxima donde volverán a entrar con fuerza en un mercado que, quizás, ya no tenga ‘samba’.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche