Histórico
29 julio 2008Jose David López

Un progreso con letra pequeña

Casi dos décadas llevan esperado en Anfield un nuevo título liguero. La Premier League, que arrancó allá por 1992, no conoce aún a los Reds como campeones pese a respetar, como toda Europa, a uno de los clubes con mejor palmarés mundial en sus vitrinas. Desde que en 1990 el equipo que dirigía el mítico Kenny Dalglish fuera imparable en las Islas, sólo hay una obsesión en la parte roja de Mersey, poder repetir un triunfo que ya alargó demasiado sus días.

En esa dinámica de regularidad y mayor consistencia, se movieron los directivos del club cuando confiaron en Rafa Benítez pero se encontraron con un renacer en Europa que les llevó a coronarse en Champions en una ocasión, además de rozar una segunda heroica poco tiempo después. La ansiada reacción no llegó por el contrario en la Premier, donde el poder del Manchester United, Arsenal y Chelsea, viene siendo una losa demasiado pesada de arrastrar.

En estos años, Benítez se ha creado un equipo a su estilo, ya que es el quien decide los jugadores que llegan y los que se van. Unos como Torres, Kuyt, Mascherano o Xabi Alonso, han dado el rendimiento esperado e incluso más, y otros, demasiados quizás, pasaron de ‘puntillas’ y dejando una sensación de fichaje erróneo demasiado evidente.

Ahora, cuando todos los ojos de los hinchas esperaban un ‘peso pesado’, llega un dubitativo Robbie Keane. Benítez insistió en su contratación y lo cerró por 25 millones de euros (cantidad exagerada) pero… ¿es el refuerzo ideal y el que dará un salto de calidad a su plantilla? El irlandés se ajusta mucho al estilo de los Voronin o Kuyt y parece que incluso Crouch (vendido al Portsmouth), daba más alternativas al juego. Keane es un jugador peleón, con una gran media de goles y experto en una Premier a la que además tuvo que ganarse porque le costó explotar. Quizás no es el icono que todos los Reds esperaban junto a ‘The Kid’.

Un ejemplo de este último fichaje es que, mientras sus competidores se mueven en otro nivel dentro del mercado (Berbatov, Etoo y compañía), los Mighty Reds se empeñan en experimentar. Benítez, por otro lado, sabe que tendrá toda la presión del mundo esta campaña puesto que no mantener el ritmo de puntuaje le puede costar muy caro.

Por tanto, parece que la progresión de este Liverpool será, como viene siendo habitual, muy imitada a lo que den de sí sus estrellas. Nadie duda de la capacidad y compromiso de Gerrard, de los goles de Torres o de la profesionalidad de una plantilla que siempre da un ‘extra’ pero que ahora, quizás necesita otro tipo de refuerzos que verdaderamente eleven su estatus.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche