Histórico
14 junio 2008Jose David López

España: Una ‘cura de humildad’ a tiempo

Llegábamos con las espadas en alto, crecidos y quizás confiados en que España y su imagen victoriosa del debut, volverían a reflejarse ante Suecia. Sin embargo, como era de esperar conociendo al rival, el partido iba a ser mucho más físico, defensivo y lento que ante los rusos ya que Lagerback planteó así la cita, justo como intentaba evitar Aragonés.

Los escandinavos no saben controlar los partidos por posesión de balón, sino por potencia, agresividad y fútbol directo. Esas simples pero engorrosas ideas, fueron una pesadilla para España que empezó genial, se atascó, dejó la iniciativa y acabó sucumbiendo más allá de que Villa solventara la papeleta con tres puntos que, a su vez, lavan problemas rumbo a cuartos.

Pero Aragonés debe saber que, al igual que acertó ante los rusos, se equivocó contra Suecia. Estuvo muy listo al plantear la cita como un rotundo desgaste al rival, que se pasó el primer cuarto de hora tras la pelota, dividido por el buen hacer de Xavi y Senna, así como por las apariciones de Silva, al que le falta mordiente para ser un jugadorazo con mucho más gol. Todo estaba encaminado al gol y Torres lo concretó con un remate inverosímil que iba a romper con lo visto hasta ese momento.

Y es que pese a que a la ‘Roja’ le iba el tono que había tomado el partido, decidió dejar la iniciativa a su rival. Así sucedió ante Rusia, pero mientras el remate de Zyrianov se marchó al poste sin premio, el de Ibrahimovic (tras dos avisos de Larsson y Elmander), se fue a la red. Esa falta de atrevimiento o simple cambio de planteamiento para buscar las contras una vez en ventaja, fue esta vez la peor lectura posible.

La lesión de Puyol evidenció muchísimo más las dudas defensivas. El catalán se marchó lesionado y sin querer culpar a Albiol, tanto el ché como su compañero Marchena, tuvieron un partido flojo, fuera de sí con los movimientos de Larsson y quebrando en el gol de Ibrahimovic. El Juventino aprovechó un mal despeje de Albiol, el corte tardío de Marchena y, desde luego, la mala defensa de Ramos, que se fue al suelo con una facilidad inusitada. Hasta Iker casillas estuvo extrañamente débil en su intento por sacar esa pelota.

Lo más positivo fue que pese a dejarse llevar y ceder la iniciativa, en la reanudación se volvió a la lógica y el guión de atacar a base de movimiento de balón, merecía premio. Se buscó con ahínco y aunque sin mucha creatividad ni profundidad, Villa está enrrachado y eso hay que aprovecharlo. Una cura de humildad en un momento bueno ya que hay solución por delante.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche