Histórico
12 noviembre 2007Jose David López

La atracción es Tulio de Melo

El oeste de Francia es, tanto política como geográficamente, territorio con constantes influencias. No hay una cultura ni un recuerdo nostálgico al que agarrarse con el corazón pues desde los bretones hasta sus dinastías francesas, siempre utilizaron la región como centro económico y sus habitantes tienen una mezcla cosmopolita por naturaleza.

Esa sintonía de ‘habitantes del mundo’, se ha trasladado a su equipo de fútbol, el Le Mans. Una entidad que, tras diversas conexiones apenas tiene 22 años de vida, representa en estado puro la actualidad de un fútbol tan mundano. No obstante, no es muy normal (sí en la Ligue One), que un vestuario reúna jugadores de Benin, Marruecos, Costa de Marfil, Guinea, Mali, Montenegro, Japón o Brasil, por lo que el equipo se ‘empapa’ fielmente a la filosofía universal de su entorno.

Ahora, tras cuatro años al primer nivel y manteniendo la categoría, el equipo se ha asentado y es la auténtica revelación a base de humildad y goles, los del brasileño Tulio de Melo. El delantero suma nueve tantos y se ha convertido no sólo en la estrella del cuadro de Loria, sino en el exponente de que, con trabajo y calidad, el éxito llega con el destino.

Y es que Tulio ha vivido ya a sus escasos 22 años, lo suficiente tanto en lo negativo como en lo positivo. Salió de la cantera del Atlético Mineiro y como tantos jóvenes valores brasileños, dio el salto a Europa. El suyo, sin embargo, no fue un camino de rosas directo al estrellato y a la fama porque su aventura empezaba, nada menos, que en el Aalborg danés con 18 primaveras.

Sin hacer una temporada demasiado completa pero dejando relucir su calidad, anotó seis goles, motivo suficiente para que el recién ascendido Le Mans le diera la alternativa. Sin embargo, cuando ya había superado sus cifras anteriores y era titular, llegó la prueba de fuego con una fractura de ligamento cruzado anterior en su rodilla derecha. Aquello le dejó fuera casi un año (11 meses y 3 días) y cuando volvió, el equipo tenía a dos estiletes como Bangoura (ahora en el Dinamo de Kiev) y Grafite (ahora en el Wosfburgo), asentados en la delantera.

Así pues, obligado a empezar de cero tanto en lo físico como en lo moral, Tulio sacó su mejor versión y se ganó la confianza del técnico, Rudy García, hasta destaparse como la mayor atracción del campeonato galo hasta la fecha. Tiene altura (1,91), velocidad, mucha calidad y gol, además de capacidad de liderazgo dentro de un equipo en pleno ascenso.

Si tenemos en cuenta que por Le Mans pasó un tal Didier Drogba y que Tulio triplica las cifras goleadoras del ahora Blue, entenderemos porque la Fiorentina ya ha puesto una oferta para llevársele al año que viene. Aquí hay una perla y los violas la quieren pulir.

Foto: Yahoo

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche