Histórico
18 octubre 2007Jose David López

Guus o ‘Súper héroe’ Hiddink

En el periódico diario hay una sección que por todos es conocida. Habla de anuncios, ofertas, ventas y hasta algunos ‘chollos’. En la misma se pueden adquirir todo tipo de objetos, de menor o mayor valor. Unas zapatillas, un coche o un piso de segunda mano… pero por más que se busque (Villar quizás haya probado), no aparecen ofertas con entrenadores y mucho menos aún con seleccionadores que levanten a un país en apenas unos meses.

Ignoro la intención que tenía este miércoles el gran Guus Hiddink cuando se jugaba el todo por el todo ante Inglaterra. Y es que aunque en la previa dejó caer que jugaría con Pavlyuchenko (rey de la noche) y Pogrebnyak, sobre el tan criticado césped artificial del imponente Luzhnikí, no lo hizo. Fue un punto que terminó siendo crucial pues Hiddink, una vez más, acababa de levantar a todo el imperio ruso de su largo letargo. Hasta Putin lo alaba.

Soy de los que opinan que Guus no tiene aún todo asegurado para meter a Rusia en la Eurocopa (creo que en Israel puede ceder fácilmente), pero ha logrado volver a resucitar el fútbol del gigante ex-soviético. Tiene ‘mimbres’ jóvenes para explotar su recién iniciada renovación en años futuros, tiene a favor el crecimiento económico de la Premier Rusa (o a su contra), pero lo que más le ayuda es su carácter ganador. El proyecto era complicado y a falta de reconocimiento final, ya ha logrado convencer a más de uno.

Lo de Hiddink y sus alabanzas le viene de lejos y siempre por méritos propios. Recordemos que en su estreno como seleccionador metió a su Holanda en el cuarto puesto del Mundial 1998. De allí marchó a Corea, donde hoy tiene una estatua levantada en su honor como aquél dios que dio fuerza a una de las potencias asiáticas hasta llevarlo a las semifinales en 2002. Le ofrecieron un contrato de por vida y un puesto dentro de la política deportiva del país, pero el afán ascendente de Guus le llevó a Australia.

Con los ‘aussies’ volvió a superarse. No sólo le metió en el Mundial tras superar la histórica eliminatoria suicida ante Uruguay, sino que logró pasar la fase de grupos y sólo cayó en octavos en un penalti absurdo en la prórroga ante Italia. Los Socceroos, como antes le pasó en terreno coreano, le querían blindar pero volvió a escapar en busca de un nuevo proyecto, ése que ayer vivió un día grande y que amenaza con elevar aún más la divinidad del ‘Súper héroe’ neerlandés.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche