Histórico
25 septiembre 2007Jose David López

Carácter, profesionalidad y noches históricas

Este martes tan prolífico en cuanto a partidos por todo el continente, tenía una parada con el análisis, con citas ligueras y coperas bien repartidas. Y es que en Inglaterra entraban en acción algunos de los grandes en la Carling Cup, ese torneo que se cuenta como el tercero en cuanto a relevancia y que aunque no sirve para salvar la temporada de nadie excepto si el que se impone no es uno de los pesos pesados, mantiene una salud envidiable.

La comparativa es temible, pero no me quiero imaginar el despropósito que sería en el fútbol español la inclusión de una segunda competición copera. En las islas se llenan estadios, se viven momentos a pleno pulmón por la particularidad del sorteo (puro como ninguno) y, ante todo, se sigue manteniendo la mística que la hace grande hoy, la hizo hace décadas y la hará en los próximos lustros.

Es cierto que los titulares que presentaron hoy técnicos como Benítez (Leto, Itandje, Leiva), Wenger (Denilson, Bendtner, Fabianski,), no son los que lidiarán el sábado en la Premier, y quizás son menos potentes de los que veremos en la FA Cup en unos meses, pero Inglaterra sabe explotar como nadie el sentimiento de competitividad extrema en cada partido, esté lo que esté en juego (La Copa del trigo de oro, por poner un ejemplo absurdo, la vivirían igual). Esa actitud, que debería ser lógica en cualquier escenario mundial y fuera cual fuera la competición, es casi exclusiva del espíritu británico y que por desgracia, no parece que se vaya a propagar en demasía.

Y es que lo mejor de este excelente ejemplo de profesionalidad está en lo que nos deja. Tanto para la galería como para la historia. Mientras que en España una semifinal de Copa sin Real Madrid o Barcelona sería motivo suficiente para que, como máximo, se ocupara una esquina de la portada en la prensa del día posterior, en Inglaterra mañana tendrán recuerdos de otra noche emblemática. Hablarán del mejor partido de Torres como Red desde su llegada (3 goles y toda una pesadilla para la zaga del Reading), del excelente juego de un Cardiff City que viene apretando fuerte con una tripleta de atacantes tan peculiar como efectiva (Fowler, Sinclair y Hasselbaink) o una nueva victoria de un Arsenal extremadamente jovcen (sí, aún más).

¿Cuántos millones de euros costaría copiar ese entorno en nuestra Copa del Rey? Por lástima, como dice el anuncio, hay cosas que el dinero no puede comprar. Para todo lo demás, siempre nos quedarán las islas.

Foto: AFP

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche