Histórico
9 mayo 2007Jose David López

Gritos al son del Cúcuta

De toda Sudamérica, nadie olvida que el fútbol colombiano ha sufrido el mismo declive descendente y progresivo que el país. Ambos se han hundido juntos, teniendo que hacer frente a grandes problemas económicos y orden público. Desde la última aparición colombiana en un Mundial (1998), poco más se ha dado a conocer en un campeonato que añora viejas épocas pero que, poco siempre, refleja en estado puro, la pasión de una sociedad que siempre tuvo en el fútbol un referente y ahora vuelve a reír.

Desde los años del ‘Dorado’, con Di Stéfano a la cabeza, Colombia se ha ido remodelando poco a poco, a pasos demasiado lentos respecto a sus vecinos, lo que nunca le permitió ser regular en sus éxitos. El gran Millonarios de los años 50 y el América de Cali en los 80, fueron dominadores absolutos en sus épocas pero en Libertadores, donde de verdad se equiparan fuerzas y comparan los niveles, el título siempre fue esquivo. Sólo el Atlético Nacional en 1989 y el Once Caldas en 2004, dieron la cara, además contra todo pronóstico, por el fútbol colombiano. Ahora, aparece una nueva sensación.

Esta es tan imprevisible y sorprendente como la de los dos campeonísimos anteriores pero, el Cúcuta Deportivo está ya entre los ocho mejores de Sudamérica, un gran salto para su país, para la hinchada y para volver a levantar ese ánimo perdido entre las desgracias diarias. El Cúcuta, de la región Norte de Santander, fue campeón de la Copa Mustang II o torneo de Finalización (equivalente al Clausura) y, por primera vez en su historia, gritaba el campeonato. Además, ese techo a nivel nacional, le sirvió para tomar plaza en la Libertadores donde, junto a Pasto y Tolima, llegaba con la clara idea de intentar la machada pasando la primera fase.

El equipo cambió de técnico tras el adiós del ya mítico Jorge Luis Pinto hacia la Selección Colombiana (lo que da una idea del éxito), pero a pesar de la llegada de Jorge Luis Bernal, La Furia Motilona siguió su ascenso que, al mismo tiempo, es el de toda su ciudad. Tanto se le quiere al equipo en Cúcuta, que durante las elecciones, el alcalde Suárez Corzo, no dudó en admitir que sus votantes le habían escrito en muchas de las ‘papeletas’ algo así como: “Salve al Cúcuta Deportivo y nos salvará a nosotros” (por entonces estaba en Segunda División).

A partir de entonces, todo ha sido un éxito que se vio recompensado con la ampliación de su imponente estadio, el General Santander de 42.000 espectadores, los mismos que arroparon a ‘Doblemente Glorioso’ (otro de sus apodos) ante Gremio, el también colombiano Tolima y Cerro Porteño en la segunda fase de la Libertadores y, sobre todo, los que disfrutaron con la página más famosa de los suyos la pasada semana ante Toluca, al que derrotaron por un contundente 5-1 que, junto al 2-0 en contra de esta madrugada, les ha metido entre los ocho mejores equipos. Un milagro a base de trabajo y realidad.

La administración del equipo es su estandarte, ya que nadie duda de que ha sido la estabilidad la que permitió crecer hasta ahora. En lo deportivo los jugadores están involucrados en un sueño de una ciudad, de un país que les mira con los ojos de antiguas gestas, de pasajes ya escritos que ven de nuevo la luz y con la mente puesta en que sea el inicio del resurgir colombiano Los Blás Pérez (panameño estrella del equipo), Hurtado, Macnelly Torres, Castro o Rueda, quieren ser el icono mediático y esperanzador para sus gentes y, por ahora, que les quiten lo ‘bailao’.


Foto: Goal.com

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche