Histórico
2 mayo 2007Jose David López

Anfield-Reina: Combinación anti-Blue

¿Quien no ha visto nunca el famoso cartelito en los pasillos de The Kop con el mítico This is Anfield? Más allá de su naturaleza mística, arcaica y a la vez necesitada de recordar viejas gestas, el ‘cartel’ es un icono más de una pasión desbordante que difícilmente puede igualarse. Entre Anfield y su equipo hay mucho más que amor a unos colores. Canciones durante 90 minutos, gritos de ánimo inagotable, aplausos a cada mínimo esfuerzo y una relación irremediablemente unida por un escudo … eso sí es Anfield.

Con tal derroche desde las gradas resulta totalmente imposible para los Reds serenar tan sólo un segundo sus impulsos pero tampoco le conviene porque es en esa unión de agresividad y ambición la que desencadenan a un equipo imparable en la competición copera, donde su capacidad de regeneración es inmediata y cuando hay que demostrar el nivel de competitividad. Un nivel que, por cierto, resulta inigualable para los de Rafa. Siempre se mira a la plantilla red como una de las secundarias dentro de los grandes y aunque, probablemente sea así, Benítez y los suyos se empeñan en reflejar que el ‘bloque’ unido esta por encima de cualquier estrella, sea Blue o azulgrana.

Como toda gran cita que se precie, alguien debía ser considerado el héroe y teniendo en cuenta los antecedentes tanto en el Liverpool de hace dos años (con Dudek estelar en Estambul) como en el de siete días atrás, Pepe Reina tenía el destino sobre sus hombros. Ya fue el gran valedor que permitió salir con la desventaja mínima de Stamford y lo culminó con poderío y carácter. No sólo estuvo acertado en los penaltis, donde sacó toda su capacidad de trabajo a relucir, sino que tapó en dos claras ocasiones a Drobga durante el juego. Pepe es hoy Rey en las Islas.

Opuestamente al éxito Red, está la decepción Blue. Mourinho tuvo esta vez el gran problema que no supo resolver Benítez en la Ida. No valieron los múltiples balones largos a Drogba que, muy sólo todo el partido, pareció ser el talismán exclusivo de un Mourinho sin capacidad de afrontar el ‘desaguisado’ que le había causado la baja de Carvalho. Essien de central cumple, como siempre, pero en el mediocampo perdió la batalla que hubiera podido ganar con el ghanés en su sitio.

En esa trama, el luso no creyó en Boulahrouz y prefirió meter desborde en los últimos minutos (Robben y Wright-Phillips) cuando el músculo mandaba con supremacía. Su única meta era que Drogba lo solucionara y que reapareciera la ‘luz’ que tantas veces le enfocó sobre la hora este año pero (a pesar de que la tuvo), terminó por pedir a gritos una definición a nueves metros. Cech no fue la luz brillante que Mou guardaba como último ‘cartucho’ y terminó como siempre, fuera al borde de la final pero fuera y, quizás, no tenga más oportunidades desde el proyecto de Roman.

Foto: AFP

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche